Plataforma vecinal y NO política para reivindicar la paralización de los Proyectos de extracción de Tierras Raras en la provincia de Ciudad Real

Amenazan nuestra tierra, amenazan nuestra forma de vida, nuestra agua, nuestro patrimonio sociocultural, personal y sobretodo la BIODIVERSIDAD de TODA Castilla-La Mancha.

La tierra en que vivimos ES UN PRÉSTAMO para la vida de futuras generaciones, tenemos la OBLIGACIÓN DE CUIDARLA. ¡ SI A LA TIERRA VIVA ¡ #NoaLaMina

¡REACCIONA, TU ENTORNO ESTA AMENAZADO¡

Hazte Soci@ o Voluntari@ de la Plataforma SI A LA TIERRA VIVA. Toda ayuda es bienvenida. Defiende esta Tierra; defiende su Futuro. Más información

Actualidad/Última hora...

Vamos a ir publicando diversos informes que técnicos en distintos campos nos han hecho llegar con razones para detener el proyecto minero de tierras raras en el Campo de Montiel

CONTAMOS CON VOSOTROS Y VOSOTRAS PARA SEGUIR LUCHANDO CONTRA LA MINA.

¡NO A LA MINA DE TIERRAS RARAS¡

¡SI A LA TIERRA VIVA¡



viernes, 22 de septiembre de 2017

12. El agua es una cuestión de primordial importancia en la minería de tierras raras

Dado que en el EIA, se reconoce de forma expresa la necesidad de obtener autorización de la Confederación Hidrográfica del Guadiana para disponibilidad de agua, planteando otras alternativas fantasiosas por su inviabilidad y la aplicación de la legislación sobre el uso prioritario de agua para consumo humano y animal; de conformidad con lo expresado por la Defensora del Pueblo en el expediente de queja que se instruye a instancia de esta asociación Plataforma Si a la Tierra Viva, dice así en comunicación de fecha 28.09.2016: “La falta de agua para acometer el proyecto trasciende el mero análisis jurídico: se trata también de una cuestión de hecho que no puede obviarse por la Administración de Minas, la cual no puede pretender continuar con la tramitación de los procedimientos como si fuera posible su realización sin ni siquiera vislumbrar la solución del problema de la falta de agua. El Organismo de cuenca ha señalado que la única opción para llevar a cabo estos proyectos sería la adquisición de derechos conforme a lo dispuesto en los artículos 67 y siguientes del TRLA, lo cual significa detraerlos de otros usos, por cesión de sus titulares, teniendo en cuenta la prelación de usos establecidos en el Plan Hidrológico de la Demarcación.”


Por tanto, y como ya advirtió también dicha institucional en comunicado de fecha 26,01.2017: “En caso de que se haya recibido el EIA, un informe de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en el que se indique si se han resuelto las objeciones relativas a la falta de recursos hídricos y se justifique la solución que, en su caso, se haya propuesto, acompañada del documento en el que se acredite el parecer favorable de la Confederación Hidrográfica” y en caso contrario, acatar la SUGERENCIA instada con fecha 28.09.2016 “suspensión de los procedimientos de evaluación ambiental iniciados de los proyectos de explotación minera de tierras raras objeto de queja, y no iniciar otros nuevos, hasta que se solucione el problema de falta de disponibilidad de recursos hidráulicos para acometerlos.”

EL AGUA es, en consecuencia, una cuestión de primordial importancia, que debe ser vigilada con especial contundencia, así la reordenación de los derechos de uso de aguas mencionada en la disposición adicional cuarta de la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, tendrá la finalidad de propiciar la recuperación hídrica de las masas de agua subterránea, así como la de mejorar el estado de las aguas superficiales asociadas a aquéllas. Es fundamental el cumplimiento estricto del Plan Especial del Alto del Guadiana, aprobado por Real Decreto 13/2018 del 11 de enero, así como ya hemos referido anteriormente no se posee concesión de agua, ni autorización de Confederación Hidrográfica del Guadiana, eso ya propiciaría en cualquier empresa responsable el desistimiento de cualquier proyecto, no obstante, el proyecto establece tres opciones para abastecer de agua al proyecto minero, aunque todas ellas incompatibles con los objetivos del Plan Especial del Alto Guadiana.


Así, la primera opción por la que ha optado la empresa disponer de caudales autorizados, los cuales ya han sido denegados, también relacionada con la captación las aguas superficiales procedentes de la lluvia mediante la construcción de 7 balsas para almacenar el agua de escorrentía, tampoco es compatible con los objetivos del Plan Especial de aumentar la recarga del acuífero. La segunda opción que maneja la empresa de realizar una captación de agua subterránea es incompatible con el objetivo de recuperar la recarga de las aguas subterráneas y además el Plan Especial no contempla los usos de agua con fines de actividad minera. La tercera opción, es la compra de agua a empresas suministradora de agua, previo acuerdo con ayuntamientos de la zona, detrayendo este volumen de agua del suministro previsto para la población, entendemos que ello no puede ser ya que supondría un ejercicio de irresponsabilidad total, dada la necesidad de abastecimiento humano y animal, máxime cuando por la Administración autonómica se pretende la declaración de zona de sequía.
El EIA presentado cita ligeramente los necesarios VERTIDOS AL CAUCE de agua, y al menos correspondiéndose con la fase de restauración, se intuye la posibilidad de vertidos contaminantes a la red hidrográfica natural, no existiendo un plan de contingencia que prevea la posibilidad de desbordamiento de las balsas previstas y los efectos sobre el paisaje, siendo este un bien reconocido como predominante para el desarrollo del bienestar y la vida del hombre, reconocido por la Convención de Roma de Derechos Humanos y sometido a tutela por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Hay que recordar que Quantum ha manifestado que necesitará 88.000 m3 de agua al año, que en su casi totalidad volverán al terreno en forma de desechos húmedos de la planta de producción (el 99.7% del material extraído) y que la monacita con tamaño de grano menor de 0,5 mm y mayor de 1,5 mm se desecha en la planta, con lo que esta monacita, a parte de otros contaminantes, volverá al terreno. Por su pequeño tamaño, la fracción menor de 0,2 mm formará una suspensión acuosa, contaminando el agua hasta zonas remotas en forma de agua superficial o subterránea.
Compartir en:

miércoles, 20 de septiembre de 2017

11. Efectos negativos de la minería de tierras raras sobre la salud y el medioambiente

En la página 52 del EIA Quantum dice textualmente “La minería de TRR tiende a tener una huella medioambiental significativa. Sin embargo, cuando se aplican rigurosamente las mejores tecnologías disponibles y las prácticas de gestión ambiental apropiadas se pueden reducir eficientemente los impactos hasta un nivel cercano a cero” y se habla de las malas prácticas de las minas de TRRs en China.
Sin embargo, los problemas de salud y medioambientales asociados a las minas de TRRs están generalizados. Las 3 grandes explotaciones de tierras raras en el mundo, Bayan Obo (China), Mountain Weld (Australia) y Mountain Pass (Estados Unidos), están localizados en zonas desérticas, sin poblaciones cercanas. Destacar que Mountain Pass, que fue la explotación más grande del mundo hasta que en 2002 fue cerrada por problemas medioambientales y también económicos derivados, en otros, de las multas impuestas. Respecto a Mountain Weld decir que el procesado de las Tierras Raras se realiza en Malasia, para evitar riesgos medioambientales en Australia. Malasia es un país que no se opone a la instalación de plantas de procesos químicos, aunque sea a costa de la salud de sus ciudadanos, inicialmente el procesado se realizaba en la planta de Bukit Merah, cerrada por presión popular debido a los efectos de sobre la salud (leucemia, cáncer cerebral, malformaciones en recién nacidos, etc). En el siguiente enlace se presenta la cronología de la planta de procesado de monacita, desde su apertura en 1979 hasta 1994, en la que se ordenó su cierre debido a la presión popular ejercida entre manifestaciones y un juicio en el Tribunal Supremo de Malasia (http://www.consumer.org.my/index.php/health/454-chronology-of-events-in-the-bukit-merah-asian-rare-earth-developments). Esta planta está en un costoso y complicado proceso de descontaminación, según se cuenta en un artículo del New York Times (http://www.nytimes.com/2011/03/09/business/energy-environment/09rareside.html).
Posteriormente, la minera australiana (Lynas) ha construido una nueva planta de procesado en Kuantan. Por todo ello, no se puede entender cómo se puede decir que tienen impacto cero y es un atentado pensar en establecer una mina de tierras raras y una planta de procesado a solamente 1 km del núcleo habitado de Torrenueva y a 9 km de Santa Cruz de Mudela y una docena de kilómetros de Torre de Juan Abad, todas ellas, con sus habitantes y con formas de vida basadas en explotaciones agrícolas, ganaderas y cinegéticas consolidadas y con CINCO denominaciones de origen prestigiosas.
Hay estudios contenidos en [EPA 2012] que establecen una relación directa entre la distancia a la mina y la “ingestión involuntaria” de TRRs y sus efectos asociados a la salud. Ni Quantum ni ninguna empresa europea tiene experiencia real en la explotación de tierras raras, con lo que supone un gran riesgo permitir la apertura de una mina y su planta de concentración asociada.
En una página del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) (http://web.mit.edu/12.000/www/m2016/finalwebsite/problems/disposal.html ) se enumeran y describen los problemas de los residuos de las minas raras; sedimentación de residuos en corrientes de agua, drenado ácido (no aplicable si no hay proceso químico), metales pesados, minerales peligrosos, radio nucleídos (Torio-232, Uranio-238, Radon, todos ellos incluidos en las lista de elementos cancerigenos de la IARC (International Agency for Research on Cancer) por el riesgo de cáncer en animales y personas, las Tierras Raras y los apilados de residuos.
El establecimiento de una explotación de tierras raras, mina a cielo abierto y planta de concentración, supone una gravísima amenaza a la salud de las personas y al medio ambiente, como queda reflejado en múltiples publicaciones científicas. En el documento “Rare Earth Elements: A Review of Production, Processing, Recycling, and Associated Environmental Issues” de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) con fecha Diciembre 2012 [EPA 2012] es la más amplia compilación de los efectos de la Tierras Raras. Recoge más de 50 trabajos científicos (publicaciones científicas, revisados por otros científicos especialistas en el tema) sobre los efectos perniciosos de las Tierras Raras en las personas, el medioambiente y los efectos acumulativos en ambos. Entre los efectos en personas destacar: Efectos genéticos (malformaciones) y bloqueo de receptores neuronales (con efectos de reducción de coeficiente intelectual en niños), efectos en la sangre, riñones e hígado, fibrosis intersticial en pulmones, toxicidad sistémica, etc. Además, las Tierras Raras, siempre están asociadas a Uranio y Torio radiactivos, con sus efectos conocidos en la salud humana (malformaciones en recién nacidos, leucemia, toxicidad sanguínea, etc). Los valores máximos de ingestión e inhalación aceptables para cada uno de los elementos tierras raras se presentan en el citado documento [EPA 2012] y tienen valores muy bajos, lo que demuestra lo perjudiciales que son en pequeñísimas cantidades.
          En el informe [EPA 2012] se recogen la frecuencia de impactos medioambientales de 66 minas, entre las que se incluyen las de tierras raras, en Estados Unidos, en el año 1995. Se puede apreciar cómo el 70% contaminaron las aguas superficiales y el 35% afectaron a la salud humana. Por lo tanto, la apertura de una mina de Tierras Raras, de la que no se tiene experiencia en España ni en Europa supone asumir un riesgo nada despreciable, basándonos en los datos y la experiencia de un país desarrollado como Estados Unidos.
En el EIA Anejo 7 se presenta un análisis del suelo con los valores de NGR (Nivel Genérico de Referencia) equivalentes al RfD de [EPA 2012]. El NGR se define en el Real Decreto 9/2005 como “la concentración de una sustancia contaminante en el suelo que no conlleva un riesgo superior al máximo aceptable para la salud humana o los ecosistemas”.

Lo sorprendente del EIA de Quantum es que no se presentan los valores de NGR de cada uno de los elementos del grupo de Tierras Raras ni de otros elementos peligrosos presentes en la monacita de la zona del proyecto, como son el Torio y el Uranio (aunque se presenta el del Cobalto), por lo que el Análisis de Riesgos presentado no es válido para el análisis de riesgos de la monacita presente en esta zona. Se intenta usar una normativa que no está actualizada para las Tierras Raras, asumiendo que no tienen efectos nocivos.

        Hay que destacar que los niveles de Arsénico medidos en la muestras de monacita son superiores a los permitidos por las normativas de Asturias y Andalucía. Las concentraciones de arsénico en las dos muestras de suelo analizadas supera los valores de referencia establecidos para el uso del suelo industrial en Real Decreto 18/2015, de 27 de enero.
Por ello, Quantum llevó a cabo la preceptiva Valoración de Riesgos Ambientales (en adelante VRA) del emplazamiento. Para ello la empresa subcontrada por Quantum, INSUMA, utilizó el programa informático RCBA TOOL KIT for Chemical Releases. Este programa realiza el análisis de riesgos de un emplazamiento calculando, simultáneamente para distintos receptores, los siguientes aspectos:
·        concentración de los contaminantes en los puntos de exposición
·        dosis/concentraciones ingeridas
·        niveles de riesgo para cada contaminante y cada vía de exposición seleccionada
·        nivel de riesgo para el conjunto de contaminantes y vía seleccionada
·        valores residuales admisibles (SSTL, Site Specific Target Level) de cada contaminante, que hacen que individualmente o conjuntamente el riesgo potencial sea aceptable para la salud humana.

En la configuración del programa RCBA, INSUMA, sólo ha considerado la contaminación por respiración de polvo, no considerando la contaminación por ingestión de agua, la vía que más puede difundir en la distancia los contaminantes. No se tiene en cuenta esta vía de exposición puesto que “no se plantea el uso de aguas subterráneas” y porque “la explotación tiene que respetar un margen de distancia con los cursos fluviales, no invadiendo la Zona de Flujo Preferente”. Sin embargo, en la mina y en la planta de procesados está planeado utilizar 88.000 m3 de agua anualmente, para el procesado de tierras raras. En cualquier caso, el agua de procesado va a afectar al agua superficial y subterránea, arrastrando un porcentaje de metales pesados, Tierras Raras y Torio/Uranio. El 99,72% del material extraído va a ser devuelto a la zona de extracción, habiéndose hidratado con agua de procesado, que contiene contaminantes. La asunción, por parte de INSUMA, subcontratada por Quantum, de que parte del agua de procesado no afecte a las aguas subterráneas y superficiales no es admisible.
Solamente se han analizado los casos de trabajadores de la construcción y operarios de la planta y de residentes a 200m de distancia, en los siguientes casos:
·        Contacto dérmico e ingestión de suelos
·        Inhalación de partículas en espacios abiertos

Como valores de toxicidad se han utilizado en primer lugar los correspondientes a agencias y organismos de referencia de Estados Unidos, como los fijados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), recogidos en la base de datos IRIS (Integrated Risk Information System). A destacar que en estas alegaciones se usan los contenidos de un documento de la EPA, el informe [EPA 2012]. 
Otro aspecto importante es que se analiza los efectos de contaminantes metálicos de dos muestras de suelo. No se analiza lo más pernicioso, el concentrado de Tierras Raras final, sus efectos en los trabajadores de la planta y en lo residentes cercanos. Tampoco se analiza los efectos del transporte del concentrado, que debería transportarse como materia peligrosa, considerando los valores de NGR obtenidos del documento [EPA 2012], y posibles elementos radioactivos.
         En la planta de procesado se produce un proceso de concentración por etapas hasta llegar a un concentrado (óxidos) de Tierras Raras que emplea de solamente un 0,25% del total de la masa de tierra extraída.
Por todo lo anterior no estamos de acuerdo con las conclusiones del estudio realizado por INSUMA, subcontratada por Quantum, de que el riesgo para la salud humana es aceptable, y pensamos que la Valoración de Riesgos Ambientales (VRA) no está bien planteada, por lo que la conclusión no es válida. Las razones son las siguientes:

·        No se presentan los valores de NGR (Nivel Genérico de Referencia) de cada uno de los elementos del grupo de Tierras Raras ni de otros elementos peligrosos presentes en la monacita de la zona, como son el Torio y el Uranio. Esto asume que la ingestión de monacita es inocua, cuando en el documento [EPA 2012] se incluyen los NGR de las Tierras Raras y hay una cuantiosa bibliografía sobre sus efectos perniciosos, que más adelante se presenta.
·        En el análisis sólo ha considerado la contaminación por respiración de polvo (sin Tierras Raras ni elemento radioactivos, lo que lo invalida), no considerando la contaminación por ingestión de agua, la vía que más puede difundir en la distancia los contaminantes. Parte del agua se recicla (la de la planta de procesado, no la de la zona de extracción), pero parte no se recupera, el consumo anual de la planta de procesado y de la mina es 88.000 m3 por año, que irá, después del procesado, a la tierra y de ahí a los recursos hídricos. El 99,75% del material extraído va a ser devuelto a la zona de extracción, habiéndose hidratado con agua de procesado, que contiene elementos contaminantes disueltos. El material devuelto va a contener determinadas cantidades de: metales pesados, Tierras Raras, Torio y Uranio y otros elementos resultantes del procesado. Los nódulos de Tierras Raras menores de 0,5 mm y mayores de 1,5 mm van a ser devueltos a la zona de extracción, pudiendo los primeros entrara en suspensión en el agua.
·        En el informe se analizan los efectos de dos muestras de tierra sin concentrar. No se analiza lo más pernicioso para la salud, el concentrado final de Tierras Raras, y sus efectos en los trabajadores de la planta y en lo residentes cercanos. Tampoco se analiza los efectos del transporte del concentrado que, en principio, debería transportarse como materia peligrosa, considerando los valores de NGR obtenidos del documento [EPA 2012].

La bibliografía sobre los efectos en la salud humana, contenidos en el documento [EPA 2012] indica que las tierras raras contenidas en la monacita produce los siguientes efectos nocivos: Infarto de miocardio, fibrosis intersticial pulmonar (varias referencias), efectos neurológicos, que incluyen los mecanismos bioquímicos de aprendizaje (disminución de coeficiente intelectual en niños) (varias referencias), leucemia, comprobación de disminución de coeficiente intelectual en niños afectados por Tierras Raras. 
La bibliografía sobre los efectos acumulativos de las Tierras Raras en las personas en las regiones de extracción de mineral y en plantas de consumo humano, contenida en el documento [EPA 2012] se puede resumir en los siguientes puntos: se ha comprobado la acumulación de Tierras Raras, en alimentos (caña de azúcar, trigo, centeno). Se comprobó que la ingesta anual (involuntaria por vía área o acuosa) de Tierras Raras era hasta 15 veces más alta en personas que vivían cerca de una mina de Tierras Raras (Minas Gerais, Brasil) que en una ciudad (Nueva York). El nivel de Tierras Raras en el cabello de los niños pequeños y sus madres disminuyó con el aumento de la distancia desde su hogar a la zona minera de tierras raras, en la región minera china de Jiangxi. Los niños pequeños que viven en la zona con minería de Tierras Raras pueden ser la población de alta exposición. Comprobación de acumulación de Tierras Raras relacionada con la edad (en el tejido óseo), esto fue validado en individuos sanos que vivían en una región no industrial y en la cercanía de minas.

Compartir en:

martes, 19 de septiembre de 2017

Nota de Prensa. El Consejo de Seguridad Nuclear alerta de la peligrosidad de la planta de concentrado de tierras raras

El CSN confirma que el tratamiento de tierras raras en Ciudad Real quedará sujeto a monitorización radiológica al superarse los límites máximos de riesgo radiactivo

Tras analizar el contenido del estudio de impacto ambiental (acumulado) presentado por Quantum Minería para las concesiones de explotación “Matamulas F1”, “Rematamulas-F1” y “Rematamulas-F2”, y en particular el Anexo G “Estudio del Impacto Radiológico”, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) concluye que los estudios aportados no permiten justificar que las actividades laborales relacionadas con el beneficio del mineral sean exentas de control radiológico en la planta de concentrado de monacita, mineral a extraer.

Respecto a las conclusiones aportadas por Quantum, considera el CSN que se basan en una modelización de dosis a los trabajadores que parte de los valores de actividad específica de un número de muestras indeterminado, añadiendo que no se aportan evidencias de que estas puedan considerarse representativas de los valores máximos de actividad de Uranio y Torio que puedan encontrarse en las diversas zonas de la planta de tratamiento, planta que todavía no existe. 

En relación con el impacto radiológico al medio natural, afirma el organismo supervisor que deberá implantarse un programa de vigilancia radiológica ambiental en el entorno de la instalación, que incluirá controles radiométricos, análisis de aerosoles y de aguas superficiales.

QUANTUM INTENTA MINIMIZAR LA PRESENCIA DE ELEMENTOS RADIACTIVOS

Aunque la empresa intenta minimizar el potencial impacto radiactivo del proyecto asimilándolo en sus respuestas a las alegaciones al producido por un tractor arando, tenemos que recordar que serán tratadas 220 toneladas de tierra por hora, obteniéndose 540 kg/hora de concentrado de monacita, equivalentes a más de 12 toneladas al día, que serán transportadas desde la planta de tratamiento y que pasarán, ente otras, por la localidad de Torrenueva, hasta su destino final. 

Estos nódulos de monacita, inicialmente dispersos en el terreno, cuando se extraen poseen una  concentración de actividad radiactiva (citada en el propio EIA presentado por Quantum) para el Torio (232Th) hasta 6000 Bq/kg y  para el Uranio (238U) hasta 1500 Bq/kg, en total 15 veces superior a los niveles de exención, fijados en 500 Bq/kg en la Guía 11-02 del CSN, por lo que la planta de tratamiento proyectada es definida como una industria NORM (Naturally Occurring Radioactive Material), en la que pueden existir incrementos de la exposición a radiaciones ionizantes de los trabajadores, y miembros del público

UN ESTUDIO DE IMPACTO RADIOLÓGICO MUY DEFICIENTE

Las conclusiones del Estudio de Impacto Radiológico se basan, en parte, en los datos obtenidos de los trabajos realizados en una planta piloto clandestina en la que Quantum estuvo operando sin ningún tipo de licencia, ubicada en un corral dentro del casco urbano de Torrenueva, que fue clausurada por denuncia de la plataforma, por lo que el pequeño tamaño, bajo volumen de material tratado y las condiciones de trabajo no la hacen extrapolables a la planta de tratamiento proyectada.

Por otra parte, el número de muestras tomadas en el yacimiento (un total de cuatro) y en los alrededores donde se situaría la zona de estériles (dos catas), son claramente insuficientes para tener alguna certeza sobre las concentraciones de elementos radiactivos.

En cuanto a la radiactividad en el agua y los cultivos, los estudios realizados por Quantum se limitan a realizar mediciones en una zona en la que todavía no está instalada la planta de tratamiento y concentración de monacita ignorando, de forma interesada, los numerosos trabajos científicos internacionales realizados en las cercanías de otras minas de tierras raras que si están en explotación y que  llevaron a las Cortes de Castilla-La Mancha  el pasado 2 de febrero a aprobar una resolución que reconoce la evidencia científica expuesta en múltiples estudios internacionales sobre los graves efectos negativos de la minería de tierras raras en la salud pública y el medio ambiente.

Dentro de la literatura científica hay que destacar un extenso informe de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA) dado a conocer por la Plataforma a principios de este año,  en el que se presenta una recopilación de más de 50 referencias científicas sobre los efectos adversos de este tipo de minería en las personas (los trabajadores y población cercana), animales y plantas, por la ingestión de agua, polvo y alimentos contaminados con tierras raras.



Compartir en:

lunes, 18 de septiembre de 2017

10. El proyecto minero afectará a la Red Natura 2000

El EIA recoge en su anexo P el estudio de afección a la Red Natura 2000. En el apartado relativo a las conclusiones del mismo (apartado 5) se indica que “no ha sido posible valorar la importancia de las afecciones a las especies y por tanto no se ha realizado una evaluación adecuada de las repercusiones del proyecto sobre las especies de la ZEPA “Áreas esteparias del Campo de Montiel”.
Atendiendo a las conclusiones del Anexo P del referido estudio, no se aporta información relativa a las posibles afecciones del proyecto sobre la Red Natura 2000, por lo que se contraviene el artículo 35 y el Anexo VI de la Ley 21/2013.


En una primera conclusión se determina que el ESTUDIO NO RECOGE INFORMACIÓN SUFICIENTE SOBRE LOS EFECTOS QUE EL PROYECTO PUEDE GENERAR SOBRE ELEMENTOS DE ESPECIAL RELEVANCIA DEL MEDIO, RAZÓN POR LA CUAL NO SE DISPONE DE LOS ELEMENTOS DE JUICIO SUFICIENTES PARA REALIZAR LA EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL.
Para la correcta aplicación de este artículo, utilizaremos el documento editado por la Comisión Europea, cuya referencia es: Comisión Europea, 2000. Gestión de espacios Natura 2000. Disposiciones del artículo 6 de la Directiva 92/43/CEE sobre hábitats. Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. (En adelante, Manual de Interpretación)

El Artículo 6.2 de la directiva 92/43 establece que “Los Estados miembros adoptarán las medidas apropiadas para evitar, en las zonas especiales de conservación, el deterioro de los hábitats naturales y de los hábitats de especies, así como las alteraciones que repercutan en las especies que hayan motivado la designación de las zonas, en la medida en que dichas alteraciones puedan tener un efecto apreciable en lo que respecta a los objetivos de la presente directiva”. Es decir, un LIC o una ZEPA se verán afectados por la ejecución de un proyecto si éste repercute de manera apreciable en las especies que hayan motivado su designación como tales espacios protegidos.
Con respecto a las especies a considerar, el Manual de Interpretación, en la página 25, hace la siguiente puntualización: “En concreto, los hábitats y especies con respecto a los cuales hay que tomar las medidas son los indicados en los formularios normalizados de datos de Natura 2000.”
Y sobre la alteración apreciable de las especies, se señala en la página 29:
-“Todo aquello que contribuya a la reducción a largo plazo de la población de la especie en el lugar puede considerarse alteración apreciable.”
-“Cualquier hecho que contribuya a la reducción, o amenaza de reducción, del área de distribución de la especie dentro del lugar puede considerarse alteración apreciable.”
-“Todo lo que contribuya a la reducción del tamaño del hábitat de la especie en el lugar puede considerarse alteración apreciable.”
-“Una especie sufre alteraciones en un lugar cuando los datos sobre la dinámica de las poblaciones de esa especie en ese espacio indican que la especie puede dejar de constituir un elemento viable en el mismo en comparación con la situación inicial.”

Aunque no es posible una evaluación de afección en profundidad, lo cierto es que LA AVIFAUNA EN EXTINCION, necesariamente se verá afectada por la ejecución del proyecto. El EIA debe cumplir con las prescripciones de la mencionada directiva, particularmente con los apartados 3 y 4, y transcribe textualmente parte de ellos:
Cualquier plan o proyecto que, sin tener relación directa con la gestión del lugar o sin ser necesario para la misma, pueda afectar de forma apreciable a los citados lugares, ya sea individualmente o en combinación con otros planes y proyectos, se someterá a una adecuada evaluación de sus repercusiones en el lugar, teniendo en cuenta los objetivos de conservación de dicho lugar.” Incluido el contenido del apartado 4 cuando estipula que. ”En caso de que el lugar considerado albergue un tipo de hábitat natural y/o una especie prioritarios, únicamente se podrán alegar Consideraciones relacionadas con la salud humana y la seguridad pública, o relativas a consecuencias positivas de primordial importancia para el medio ambiente, o bien, previa consulta a la Comisión, otras razones imperiosas de interés público de primer orden.

Es notorio que el área solicitada para proyecto de explotación, y así se puso de manifiesto por el MAGRAMA, alberga diferentes especies de vertebrados, invertebrados, ecosistemas y hábitats considerados prioritarios por las directivas comunitarias, por lo que la autorización de la Comisión Europea es absolutamente obligatoria. 
Sin embargo no se observa en todo el expediente mención explícita alguna a la referida autorización, por lo que conceder la solicitada licencia ambiental sin haberse cumplido este requisito supondría una ilegalidad manifiesta.
Sobre este particular, el Manual de Interpretación en su página 36 recoge que “en este contexto cabe considerar los planes o proyectos que ya se han realizado, los que están autorizados pero aún no se han terminado o los que aún no se han propuesto”. Y añade: “Aunque los requisitos de evaluación del apartado 3 del artículo 6 no se refieren a planes o proyectos ya realizados, es importante tenerlos en alguna medida en cuenta en la evaluación, si siguen teniendo efectos sobre el lugar y hay indicios de que provocan una degradación progresiva de la integridad de ese espacio.
Finalmente concluye en que “a la hora de determinar la probabilidad de efectos apreciables, debe considerarse también la combinación de otros planes o proyectos para tener en cuenta los impactos acumulativos.” Por tanto, en la evaluación de las repercusiones de un proyecto sobre las áreas de la red Natura 2000 susceptibles de sufrir afecciones es obligado considerar los efectos sinérgicos o acumulativos con relación a otros planes o proyectos, tanto los ya existentes como los que estén efectivamente propuestos.
Por todo lo anteriormente expuesto consideramos que el EIA vulnera el Artículo 6.3 de la Directiva Hábitats al no haber realizado una evaluación adecuada de las repercusiones del proyecto sobre la Red Natura 2000. En cualquier caso, es de preveer los efectos demográficos, aunque ni son inmediatos ni son conocidos con detalle con las herramientas actuales que incrementan las posibilidades de extinción de una población amenazada, aunque no sepamos en qué medida y plazo, recordar que especies como el águila ibérica y lince están declarados en extinción.
Es preciso destacar que la ley que rige el procedimiento de concesión es una Ley preconstitucional de 1973 no tiene en cuenta los valores ambientales, y menos del patrimonio histórico y cultural tan rico de toda esta zona, es por tanto incomprensible que se pretenda tramitar y ejecutar este Expediente de Explotación con una Ley desfasada y ajena a las normas actuales en esas materias, debiendo en todo caso, ser interpretada acorde con la Constitución y la doctrina del Tribunal Constitucional.
Debe ponerse EN VALOR LA BIODIVERSIDAD como sistema de desarrollo sostenible.
La minería de TRR tiende a tener una huella medioambiental significativa”, según reconoce la propia empresa en el EIA presentado, no podemos sino estar de acuerdo con dicha afirmación, dado que el proyecto presentado con una duración de 10 años, ampliable a 30 años, recoge una extracción anual de 1.239.190 Toneladas al año, es decir a 1.240 millones de kg de tierra cada año, de la que se extraerá un 70 % de monacita casi 4 millones de kg al año. La magnitud de un proyecto así, aplicando incluso la minería de transferencia, previsiblemente devengara efectos E impactos ambientales.


 DICHOS IMPACTOS, RECONOCE LA EMPRESA NO SE ACERCAN A IMPACTO CERO
Compartir en:

sábado, 16 de septiembre de 2017

9. Contaminación por ruido provocada por la actividad minera

La OMS recomienda que el nivel más alto permisible de exposición al ruido en el lugar de trabajo sea de 85 dB durante un máximo de 8 horas al día. Las enfermedades respiratorias crónicas, los trastornos del aparato locomotor, las pérdidas de audición provocadas por el ruido y los problemas de la piel son las enfermedades ocupacionales más comunes.
Según J.C. Webster (1976) y G. Bugliarello (1976), los efectos más destacados y analizados se corresponden con las interferencias en la comunicación hablada, en el descanso y el sueño, con el trabajo, con los efectos fisiológicos y en la salud física y mental, y con la reducción del bienestar físico y social (molestia) (Eduardo Muscar, El ruido nos mata en silencio, 2000). Con respecto al primero de los efectos, la comunicación entre dos o más personas puede convertirse en inteligible cuando el ruido de fondo comienza a elevarse sobre los 45 dB (A), la comprensión de las palabras se pierde o se hace difusa en un 99% (ruido de fondo > a 55 dB (A), si llega a los 65 dB (A), la inteligibilidad baja al 94% y se convierte en nula con un nivel de 75 dB (A). Cuando nos referimos a las perturbaciones del sueño, el ruido puede despertarnos una o varias veces durante la noche alterando después el tiempo de conciliación, a la vez que interfiere en el descanso; los efectos son fatiga, decaimiento, disminución del rendimiento y atención laboral (accidentes) y escolar (disminución del ritmo de concentración y aprendizaje), realidad que, por otra parte tiene repercusiones económicas. Dentro de las perturbaciones fisiológicas se puede citar la hipoacusia, y también niveles altos inciden en la aceleración del ritmo cardíaco, ansiedad y durante largos períodos de exposición provoca cuadros de hipertensión, insomnio o cambios en el ritmo de pulsaciones y respiración, secreción de saliva, contracción de las pupilas, impotencia, trastornos hormonales y en el aparato digestivo, entre los más importantes y considerados como reacciones de defensa ante el agravio sonoro.
       En la evaluación de las fuentes de ruido, página 28, se indica que para la planta de tratamiento se utiliza un valor de 65 dB(A) PARA TODA LA PLANTA, lo cual resulta un valor irrisorio que correspondería a una pequeña bomba rotatoria y no una PLANTA INDUSTRIAL con numerosas máquinas industriales detalladas en la tabla 3-21, en la página 124 y 125 del documento QUANTUM_EIA_COMPLETO

Además de todos estos aparatos, por ejemplo, en la página 108 se cita una estación depuradora de agua, un sistema de aire comprimido (pag. 109) con dos compresores de 750 m3/h, y un sistema contra incendios (pag. 110) con una bomba de agua accionada por motor eléctrico y una bomba de agua a presión para dar presión a todo el anillo de la tubería, que no se han tenido en cuenta en los cálculos de ruido, y cuyos niveles sonoros son muy superiores a los 65 dBA de forma individual. Por tanto el estudio sobre el nivel de ruido debería incluir todos y cada una de las máquinas y bombas que se utilizarán en la planta industrial.
También vuelve a utilizar la temperatura de 288 K y 70% de humedad relativa para realizar las simulaciones acústicas, valores que difieren de los publicados por la Agencia Estatal de Meteorología para el año 2016, y que corresponden a valores reales de la zona.
En las propias conclusiones se detalla que se superará, según las estimaciones, los 45 dBA para el período nocturno en el área de la planta de tratamiento, y dada la proximidad a zonas habitadas de Torrenueva, contribuirá negativamente al descanso nocturno de los habitantes de la zona, así como sobre la fauna animal de la zona.
Todos estos datos demuestran que el estudio sobre el ruido está totalmente incompleto de forma deliberada para minimizar los efectos sonoros sobre el medioambiente. Debiéndose de realizar un estudio de ruido con contabilice todas las máquinas, motores, camiones, bombas y demás instrumentación de la planta industrial.

En punto 5.2.2.2 se recoge “El Proyecto se enclava en un paisaje rural, donde la fuente de ruido y vibraciones más relevante es el tráfico en la carretera CR-6112 y en menor medida la carretera CRP-614. Otras fuentes de emisión de ruido es la maquinaría agrícola y los sonidos naturales, tanto procedentes de la biota como del medio. Entre estos últimos se pueden diferenciar los sonidos normales (viento) y los producidos por eventos puntuales como tormentas. La calidad del ambiente sonoro es previsiblemente buena”. NO SE EVALUA LA ALTERNATIVA CERO, ES DECIR, GOZAR DE LOS SONIDOS PROPIOS DE LA NATURALEZA.

No cabe duda que se ha minimizado los efectos derivados de la construcción de las bases para cintas transportadoras de 6m de altura de hormigón, para soportar un desnivel de18-20 metros (una torre de pisos de 7 alturas), el vallado permanente de la explotación minera (obligatorio por ley), de la planta de tratamiento, de las cintas transportadoras, las balsas y las carreteras usadas por la empresa generan 48.600 metros de vallado que impedirá la libre circulación por la zona de vehículos y viandantes, máxime cuando la explotación llega a estar tan cercana al perímetro urbano de Torrenueva y no olvidemos que es por un periodo mínimo de 10 años y todas las vibraciones que supondría dichas construcciones.

Por tanto, afirmar que el Quinto Programa de política y actuación medioambiental de la Unión Europea reconoce y dice que la contaminación acústica constituye uno de los principales problemas medioambientales en Europa. El ruido se ha convertido así, en una de las mayores fuentes de malestar de la vida actual, a raíz de ello el impacto sonoro ya se recogía como un problema a resolver en el documento de alcance. En el IAE la planta de tratamiento en la tabla 3-21 listado de los equipos, capacidad y potencia instalada, NO RECOGE LOS NIVELES DE RUIDO de los equipos que se utilizarán, muy importante en un planta que estará en funcionamiento 24 horas diarias, 7 días a la semana, y cerca de zona ZEPA y de la zona de dispersión del águila Imperial y Lince Ibérico.
Compartir en:

jueves, 14 de septiembre de 2017

8. Contaminación por polvo provocada por la actividad de la mina de tierras raras

La contaminación atmosférica por material particulado se define como la alteración de la composición natural de la atmósfera como consecuencia de la entrada en suspensión de partículas, ya sea por causas naturales o por la acción del hombre (causas antropogénicas). Los efectos de la contaminación por material particulado han sido demostrados en diferentes ámbitos, entre los cuales destacan la salud humana, el clima y los ecosistemas.
Los principales efectos a corto plazo de la contaminación atmosférica sobre la salud van desde un aumento de la mortalidad total y por causas respiratorias y cardiovasculares, hasta las alteraciones del funcionalismo pulmonar y otros síntomas, pasando por un incremento en el número de visitas médicas e ingresos hospitalarios (Ballester et al., Revista Española de Salud Pública, 1999).
En general, la parte gruesa de las PM10 se compone en buena medida de partículas primarias emitidas directamente a la atmósfera tanto por fenómenos naturales (incendios forestales o emisiones volcánicas) como por las actividades humanas (labores agrícolas o de construcción, resuspensión de polvo, actividades industriales, etc.). Las partículas finas o PM2,5, por el contrario, suelen estar compuestas principalmente por partículas secundarias formadas en la atmósfera a partir de un precursor gaseoso (NOx, SO2, COV, NH3, etc.) mediante procesos químicos o por reacciones en fase líquida.
Las partículas en suspensión presentes en el aire causan efectos negativos sobre la salud. Esto se ha demostrado tanto con partículas finas como con las gruesas. Afectan especialmente al aparato respiratorio y al sistema cardiovascular. Se ha demostrado que la exposición a largo plazo a partículas en concentraciones relativamente bajas, habituales en el medio urbano, puede afectar a los pulmones tanto de niños como de adultos. Estadísticamente la exposición a estas concentraciones se ha asociado a una disminución de unos meses en la media de esperanza de vida de la población.
La contaminación con partículas conlleva efectos sanitarios incluso en muy bajas concentraciones; de hecho, no se ha podido identificar ningún umbral por debajo del cual no se hayan observado daños para la salud. Por consiguiente, los límites de la directriz de 2005 de la OMS se orientan a lograr las concentraciones de partículas más bajas posibles (Calidad del aire ambiente, exterior, y salud. Organización Mundial de la Salud, Septiembre 2016).

Para la simulación de las emisiones con el software indicado en el Anexo H presentado se ha utilizado una temperatura de 288 K (14.85 ºC) y humedad relativa del aire de 70%, lo cual resulta un valor extremadamente alto en una zona interior preferentemente seca. Según consta en la web de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) la temperatura media en la estación metereológica de Valdepeñas en el año 2016 es de 15.9ºC con una humedad relativa del 52%, con lo que la temperatura es superior a la utilizada en la simulación lo que favorece la difusión de los contaminantes y las partículas y la humedad relativa real es muy inferior a la utilizada, parámetros que afectarán a los resultados y conclusiones de la simulación realizada. El valor estimado de la humedad tan alta, del 70%, lo que favorece son los procesos de deposición húmeda que eliminan contaminantes de la zona de estudio, por lo que las conclusiones obtenidas están artificialmente maquilladas por datos de partida inadecuados y deben resultar parámetros más altos que los obtenidos.
Los datos de partida de la simulación aportados en el Anexo H están incompletos y no se puede repetir la misma simulación para contrastar los resultados obtenidos por las siguientes razones: aparte de una temperatura y humedad no ajustados a la realidad, no se detalla la categoría de estabilidad de Pasquill utilizada respecto a la atmósfera, no se detalla la velocidad del viento (sólo se indica que la media está entre 5 y 19 Km/h, sin definir el valor utilizado en las simulaciones), no se detalla si la simulación se ha realizado con insolación, con nubes, o durante el período nocturno (ya que la planta va a estar funcionando 24 horas diarias). No se detalla si las condiciones aplicadas son las adecuadas para utilizar el modelo Gaussiano o se debería haber utilizado otro modelo de simulación.
Se estima según la simulación realizada por Quantum que se alcanzan valores diarios en determinadas zonas de PM10 entre 142 y 152 μg/m3, que son TRES VECES SUPERIORES A LO ESTABLECIDO EN LA LEGISLACIÓN VIGENTE.
Dicha simulación no indica claramente cuántos días se alcanzan dichos valores a lo largo del año, y del texto se deduce que son todos los días del año, superando ampliamente las 35 ocasiones anuales permitidas por la legislación vigente. El propio estudio indica en la página 19 que habría que realizar “un análisis más detallado para aportar un mayor detalle sobre las superaciones en cada año”. Por lo que claramente está indicando que el estudio realizado está incompleto. Además no se realiza ningún cálculo anual para saber si se sobrepasa el límite promedio de 40 μg/m3.
Por lo tanto, las simulaciones están basadas en unos datos de partida incorrectos y se llegan a la conclusión de que se supera ampliamente los valores límites establecidos en la legislación vigente afectando gravemente a la salud de los trabajadores que estén en la zona, y se concluye además que el estudio está incompleto.
Esta simulación no ha tenido en cuenta la concentración de polvo ya presente en la atmósfera de la zona y que según el último informe publicado por la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha de 2015, la zona (ES0713) se encuentra por encima del umbral de contaminación por partículas PM10 tanto para el período anual como el diario (como se indica en la tabla 5-2, pág. 171, del EIA). Esta situación de contaminación se verá agravada por las intrusiones de polvo sahariano que el informe de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de 2015 resalta.
Las conclusiones de los técnicos ambientales de la JCCM indican que “en Castilla – La Mancha los niveles de partículas son elevados esencialmente por la considerable contribución que a los mismos se produce por parte de la fracción natural, debido al clima especialmente seco de la región, que contribuye a una mayor degradación material y a una resuspensión elevada de las partículas ya existentes. Por otro lado, se debe tener en cuenta también el aporte que se produce desde el desierto sahariano y el norte de África, conocidas como intrusiones saharianas. Así, los niveles medios de PM10 obtenidos en la región se encuentran en promedios anuales que van de los 22 μg/m3 a los 40 μg/m3 anuales, superando en algunas estaciones de control los valores límite diarios que se establecen en la normativa”.

Por tanto, la actividad minera proyectada solo vendrá a aumentar la contaminación atmosférica ya existente, debida a partículas en la zona.

       En el informe de Quantum no se indica o no se tiene en cuenta la longitud de las cintas transportadoras que afectarán al flujo emitido de partículas, ni el número de puntos de vertido (sólo se considera uno), ni el número de vehículos de gran tonelaje que circularán (posiblemente diésel que emiten gran cantidad de partículas) ni su frecuencia de paso por las pistas. Por lo que debería realizarse la simulación teniendo en cuenta todos estos factores de una forma realista, y no minimizando los cálculos de partida para minimizar los efectos finales.
Compartir en:

martes, 12 de septiembre de 2017

7. Efectos negativos sobre la fauna

En varios apartados del EIA se refiere que no ha sido posible acometer la totalidad de los estudios faunísticos necesarios para valorar convenientemente los efectos del proyecto sobre la fauna, incumpliéndose, en consecuencia, los requisitos establecidos en el documento de alcance y de varias de las entidades consultadas.
Además, al no contener el EIA información completa en relación a esta variable, no resulta posible analizar con el suficiente nivel de detalle las afecciones que el proyecto podría causar sobre poblaciones de especial relevancia del área de influencia del proyecto, entre las que cabe destacar el Águila Imperial Ibérica (Aquila adalberti) y el lince ibérico (Lynx pardina).
En consecuencia el referido EIA continua contraviniendo el art. 35 y el Anexo VI “Estudio Ambiental y criterios técnicos” de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de Evaluación Ambiental.
Además, resulta de especial consideración que la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y su modificación (Ley 33/2015, de 21 de septiembre, por la que se modifica la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad) establecen en relación a la realización de cualquier Plan o Programa o Proyecto que pueda afectar de forma apreciable a especies que hayan sido catalogadas en el ámbito estatal o autonómico como en peligro de extinción (como es el caso del lince ibérico y del águila imperial ibérica), únicamente se podrá llevar a cabo cuando, en ausencia de otras alternativas, concurran causas relacionadas con la salud humana y la seguridad pública, las relativas a consecuencias positivas de primordial importancia para el medio ambiente u otras razones imperiosas de interés público de primer orden.
Un proyecto de interés privado difícilmente puede desarrollar “razones imperiosas de interés público de primer orden”, por lo cual no se considera que el proyecto se pueda llevar a cabo.
Resulta también importante destacar que el estudio de Águila Imperial Ibérica efectuado y que se recoge en el Anexo O del estudio de impacto es técnicamente muy completo e identifica claramente la presencia de esta especie en el ámbito de estudio. Si bien esto es cierto, no contiene una conclusión determinante que permita conocer si en opinión del autor (contratado por Quantum Minería) la actividad puede alterar significativamente a la especie.

Más concretamente, en el capítulo 5.2.4. “Alteración de hábitats y molestias” se indica que las alteraciones por afección del hábitat y las molestias por el ser humano van a representar los efectos más significativos pero no valora la magnitud de los efectos previsibles.
En la misma línea del punto anterior, el apartado 5.3.1. “Vegetación” del EIA indica que no ha sido posible proceder a la realización de inventarios florísticos en época de floración por lo que los estudios son incompletos también en lo que a vegetación se refiere.
Más concretamente el apartado 5.3.1.4. del EIA indica que el trabajo de campo se ha dividido en dos fases, una primera invernal realizada en febrero de 2017 y otra primaveral cuyos resultados no se incluyen en el EIA.
Uno de los hábitats más relevantes identificados en el ámbito de estudio es hábitat de interés comunitario (Directiva 92/42/CEE) el 6220* “Zonas subestépicas de gramíneas anuales del Thero-Brachypodietea, considerado prioritario. Si bien el referido hábitat se encuentra cartografiado en las inmediaciones del perímetro de extracción, muy posiblemente también se encuentre presente en las áreas afectadas por el proyecto.
Esta situación no es abordada en el EIA, dado que para poder proceder de una forma inequívoca a la identificación en campo del referido hábitat es preciso realizarlo en primavera, y tal y como se refleja en los apartados anteriores los resultados del inventario primaveral previsto no son recogidos en el EIA.
No se recoge, en consecuencia, la repercusión que el proyecto tendría sobre el hábitat prioritario.

Se incumple una vez más el art. 35 y el Anexo VI “Estudio Ambiental y criterios técnicos” de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de Evaluación Ambiental.
Compartir en:

domingo, 10 de septiembre de 2017

6. El proyecto minero es un atentado contra nuestro patrimonio histórico y cultural

Tal y como se indica en el apartado 3.4.6. del EIA no se ha realizado la prospección superficial de la superficie afectada por el proyecto, por carecer a fecha de cierre del estudio de los permisos necesarios para ello.
Por esta razón el estudio no ha podido considerar los efectos sobre esta variable, que resulta especialmente determinante, atendiendo incluso al contenido del Estudio de Impacto Ambiental en el que se refiere (apartado 5.5.6.) que “Varios Ayuntamientos del entorno, entre los que se encuentran Torrenueva y Torre de Juan Abad, han instado a la designación del campo de Montiel como Bienes de Interés Cultural (BIC). Se está promoviendo también la declaración del campo de Montiel histórico patrimonio de la humanidad por la UNESCO (Plataforma Campo de Montiel Histórico, 2016): Este hecho es lo suficientemente poderoso como para haber diseñado un buen EIA que, sin embargo, no se ha realizado.

En consecuencia, el referido EIA continua contraviniendo el art. 35 y el Anexo VI “Estudio Ambiental y criterios técnicos” de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de Evaluación Ambiental.

Asimismo y como falta más grave debe señalarse el incumplimiento de la Ley 4/2013, de 16 de mayo, de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, relativa a los Estudios de Impacto Ambiental, Art. 26:
Artículo 26. Instrumentos de ordenación territorial y urbanística y actividades a las que se aplica el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental.
1. La Consejería competente en materia de Patrimonio Cultural deberá emitir informe de los procedimientos de aprobación, modificación y revisión de los instrumentos   de ordenación territorial y urbanística y de las actividades a las que se aplica la evaluación de impacto ambiental, que será vinculante en las materias que afecten al Patrimonio Cultural. Dicho informe deberá ser emitido en el plazo de un mes.
2. En el caso de que durante el procedimiento de aprobación de cualquier instrumento de ordenación territorial y urbanística, se produjeran modificaciones en estos como consecuencia de los informes sectoriales o del resultado del trámite de información pública que afectaran al contenido del informe al que se refiere el apartado anterior o a los bienes que en él se identifiquen como integrantes del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, previamente a la aprobación definitiva del instrumento de planeamiento de ordenación territorial y urbanístico deberá recabarse un segundo informe, con los mismos efectos, de la Consejería competente en materia de Patrimonio Cultural.

Por tanto, la inexistencia de estudios formales concluyentes dedicados a Patrimonio Cultural en dicho EIA impide cualquier tipo de pronunciamiento positivo por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.


En relación al Patrimonio Arqueologico, el EIA evaluado atiende al Patrimonio histórico - cultural y arqueología (§5.5.6, pág. 313), advirtiendo:

-         Que han consultado las Cartas Arqueológicas de los Términos Municipales Torrenueva y Torre de Juan Abad, facilitadas por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
-         Inventario de Patrimonio Arquitectónico de Interés Histórico Artístico (IPADIHA)
-         Entre los «Estudios específicos incluidos en el EsIA» (EIAGeneral_p.10), se señala, el §22, relativo al «Estudio de afección al patrimonio arqueológico». Se señala como «Prospección superficial del área afectada por el proyecto y estudio arqueológico para evaluar los potenciales impactos y definir las medidas pertinentes», realizada por «Advisian y arqueólogos subcontratados». Sin embargo, se matiza como «En curso (no se han obtenido los permisos administrativos para realizar la prospección superficial)».

A lo cual es precisar realizar el siguiente COMENTARIO:
-         El estudio se enorgullece de no encontrar Impacto Crítico (EIAGeneral_p. 417), cuando no se reconoce en numerosas ocasiones que no se ha valorado la afección al Patrimonio Histórico-Cultural por los cauces convenidos: prospección y, en su caso, excavación arqueológica.
-         El permiso de la Dirección General de Cultura es obligatorio para realizar cualquier actividad arqueológica (Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, Artículo 27. Autorización de intervenciones en bienes inmuebles).
-         Al especificar que no se han obtenido los permisos, implica contradecir que el estudio está “en curso”, puesto que la petición del permiso no implica el sentido del mismo. Por lo tanto, consideramos cuanto menos nulo el mencionar la solicitud de un Estudio de afección al patrimonio arqueológico (EIAGeneral_p. 142) como prueba de la no afectación al Patrimonio.
Se señala que se han tenido en cuenta «Criterios de protección del Patrimonio» (EIAGeneral_pp. 34 y 42):

Todos los terrenos que formen parte de bienes de interés cultural, parques arqueológicos, zonas arqueológicas (incluidas las industriales), sitios y edificios históricos, así como los que se delimiten en las cartas arqueológicas deben clasificarse bajo la categoría de “Áreas con restricción total”. Así como un perímetro de protección a establecer por la unidad competente. De no existir esta zona periférica de protección se establecerá una franja de protección, en principio, de hasta 50 metros.

-         Lo que se presenta en la DIA a efectos de Patrimonio Histórico-Arqueológico es:
§        La información patrimonial proporcionada por el Servicio de Cultura, de la Dirección Provincial de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Ciudad Real dos días antes de la presentación de la misma, el 15/02/2017 (EIAGeneral_p. 313)
§        La intención de hacer el Estudio de Valoración de Afecciones al Patrimonio según contacto sólo unas semanas antes –23/I/2017– con la arqueóloga Cristina García Zamorano (Col. 37.842 CDL Madrid).

No obstante, hay que reprochar que sin información de primera mano para el tema a estudiar más allá que la información administrativa. Escudarse en que «Por todo lo anterior, no se puede evaluar el potencial impacto sobre el patrimonio histórico-cultural y arqueológico.» (EIAGeneral_p. 347) implica el no haber desarrollado los estudios procedentes a tiempo, puesto que el tiempo que tiene la Administración para autorizar o no los estudios está estipulado por ley en tres meses (Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, Artículo 27.5. Autorización de intervenciones en bienes inmuebles).

Se especifica que:
·         hay dos yacimientos próximos al proyecto Matamulas en el Término Municipal de Torre de Juan Abad (EIAGeneral_pp. 313 y 460; Anexo R_p. 78).
o       Trinidad V. El más próximo «colindante con una parcela dentro de la zona de explotación perteneciente a la Concesión Rematamulas Fracción 2a»
o       Trinidad II. «Se encuentra a más de 300 m de una zona de explotación» 
·      Se señala que «En general ningún yacimiento documentado se encuentra afectado directamente por las zonas de explotación. En el momento de redactar el presente estudio se está a la espera de recibir la autorización administrativa para realizar la prospección superficial de la superficie afectada por el proyecto y el estudio arqueológico, lo que permitirá evaluar los potenciales impactos y definir las medidas, y/o el perímetro de protección que correspondan.» 
·       A este respecto se ha de señalar que:
-         No se  señala en ninguna parte la adscripción cronológica y posible importancia de los dos yacimientos señalados.
-         La existencia de yacimientos en una parcela colindante –incluso a 303 metros– son indicios suficientes como para alertar de las más que posibles afecciones al Patrimonio Arqueológico, dado que:
o       los yacimientos no responden ni a parcelaciones modernas ni a cómputos predecibles matemáticamente.
o       Los establecimientos humanos se dispersan alrededor de las zonas de hábitat.
o       En la Figura 5-1 Ámbito de estudio se señala como Área de Influencia un radio de 10km. De hecho, «Si bien algunos de ellos [yacimientos] se encuentran dentro o en el entorno de las cuadriculas mineras». (EIAGeneral_p. 460).
-         El establecimiento de una franja de 50 metros de protección es totalmente insuficiente:
o       El estudio ignora que la formación de los depósitos arqueológicos pueden responden a distintas realidades (pre)históricas y, por tanto, que un yacimiento pueda estar disperso en zonas cercanas aunque sólo sea perceptible a priori en una zona.
o       El estudio ignora que la formación de los depósitos arqueológicos pueden responden a distintas realidades postdeposicionales.
-         Los yacimientos no se entienden sólo por el registro material que se encuentra en ellos, sino que todo estudio e interpretación formal de un yacimiento como los que se hallan en las áreas mineras debe contar con el paisaje que le rodea y que le dio sentido en la Antigüedad.
-         Los datos procedentes de Carta Arqueológica y de prospección son insuficientes en una intervención de esta magnitud:
o       Sin una correcta y total valoración arqueológica de los yacimientos colindantes –excavación–, no se puede determinar la importancia del mismo y de su paisaje colindante. La simple destrucción del entorno paisajístico de una yacimiento que se revelara extraordinario por su interés constituye
o       Se hace necesario un seguimiento arqueológico continuado en caso de haber cualquier tipo de remoción de tierras a nivel industrial.
-         Estamos en un área arqueológica de primer orden en el Campo de Montiel. En concreto, la zona en la que se plantea abrir la mina, está dominada por el contexto arqueológico de la Cabeza del Buey. En dichos montes y alrededores se han asentado civilizaciones desde, cuanto menos, la Edad del Bronce, hace 3.500 años. En siglos posteriores, se asentó un poblado ibérico que, por fuerza, hizo de su entorno un lugar explotado y antropizado con todo tipo de cultivos e infraestructuras susceptibles de ser analizadas arqueológicamente. Testimonio de este potencial es el famoso tesoro Ibérico de plata de Torre de Juan Abad, localizado a finales de 1934. Tal y como ya constataron Del Rivero y Mateu (1935), Álvarez-Ossorio (1945) y Vidal (1982), el tesoro que se halló en el “Baño de la Mora” de su cumbre estaba compuesto numerosas piezas de plata: un cuenco, cuatro torques, un braquial, una fíbula y 480 denarios, fechados entre los años 268 al 90 a.C.
-         Yacimientos del entorno, cuanto menos, son en el radio de 5-10 km que se utiliza:
o       Nº 1: Trinidad V: Señalado por el EIA pero sin más descripción.
o       Nº 2: Trinidad II: No es señalado por el EIA pero sin más descripción. Epiparleolítico y Neolítico (Rodríguez, 2005).
o       Nº 3: Cabeza del Buey: Edad del Bronce, Ibérico y Romano. No se menciona.
o       Nº 4: Navalavaca IV: Calcolítico, Edad del Bronce y Romano. No se menciona.
o       Nº 5: Castillejos III: Edad del Bronce. No se menciona.

o       Nº 6: Piedra del Tesoro I: Edad del Bronce. No se menciona.

Vertiente Sur de la Cabeza del Buey

    En cuanto a las acciones específicas, según marca la Tabla 6-5 Matriz de Identificación de Impactos del Proyecto Matamulas (EIAGeneral_p. 326), sólo se señalan con afección al Patrimonio Histórico, Artístico o Cultural en las:
-         Labores Preparatorias: Retirada de vegetación
-         Labores Preparatorias: Movimientos de tierras
-         Explotación del Mineral: Extracción
-         Explotación del Mineral: Construcción de pistas

No podemos sino declarar que no se toma en cuenta la necesidad de hacer también estudios arqueológicos previos –prospección y seguimiento arqueológico– en:
-         Labores Preparatorias: Construcción de pistas
-         Labores Preparatorias: Construcción de planta de tratamiento

El Anexo W del EIA, a modo de Tabla Resumen de Impactos, ni tan siquiera contempla impacto alguno sobre el Patrimonio Cultural-Histórico-Arqueológico.
En cuanto a la contratación de personal, se señala, que sólo «en caso necesario y en función de los resultados de la prospección arqueológica y de las medidas preventivas pendientes por determinar para la protección del patrimonio cultural y arqueológico, podría ser necesario un seguimiento arqueológico a pie de obra.» (EIAGeneral_p. 422)

COMENTARIO: En una actividad como la que se propone, donde se pretende mover ingentes cantidades de tierra, la presencia a pie de obra en las preparaciones y aperturas de mina deben ser seguimientos obligatorios, cuanto menos hasta niveles estratigráficos geológicos. En el caso del Patrimonio Paleontológico dicho seguimiento debe alcanzar estratigrafías más profundas.
El Patrimonio Paleontológico es totalmente ignorado en el EIA evaluado. Aunque en distintos lugares se alude al Patrimonio Geológico según la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, la atención al Patrimonio Paleontológico está protegido y debe evaluarse por mor de la Ley 4/2013, de 16 de mayo, de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, Artículo 9. Bienes de interés patrimonial […]:
3.º Yacimiento Paleontológico de Interés Patrimonial: Lugar en el que existen vestigios fosilizados o no que son manifestación del pasado geológico y de la evolución de la vida en la tierra, hayan sido o no extraídos, tanto si se encuentran en la superficie, en el subsuelo o bajo las aguas, y se les reconozca un relevante valor patrimonial.
Se deberían aplicar los mismos mecanismos de protección y de evaluación, inexistentes todos aquí.

En cuanto a las Vías Pecuarias, se señala que (EIAGeneral_pp. 42, 314 y 324):
-         «El proyecto Matamulas no afecta a ningún bien de dominio público pecuario. Por parte de la Sección de Vías Pecuarias se indica se informa que en los planos adjuntos al proyecto las zonas de actuación son próximas a la Cañada Real de los Serranos, no afectando a esta
-         «Dentro del ámbito de estudio se encuentra la Vía Pecuaria Cañada Real de los Serranos, con ancho legal de 75,22 m. Esta vía está a 260 m de la parte más próxima de la explotación, por lo que no resultará afectada y tampoco será utilizada como acceso a las zonas de trabajo
-         Que por lo anterior «estos factores no se han considerado susceptibles de alteración y no se incluyen en la matriz de impactos».

Pero se olvida el hecho que las vías pecuarias no son zonas de recreo ni caminos para el acceso a fincas, sino rutas de trashumancia y corredores naturales de primer orden que afectan al Patrimonio Natural, al tejido productivo nacional y al Patrimonio Etnográfico de Castilla-La Mancha y España.

Las Vías Pecuarias de Castilla-La Mancha gozan de una doble protección en lo que respecta a la petición de apertura mina implica:
- Bienes Patrimoniales de Dominio Público: Como elementos públicos y vectores económicos además de corredores medioambientales.
- Patrimonio Cultural: Trashumancia como Bien Inmaterial.

En lo que a Vías Pecuarias se refiere, la Ley 9/2003, de 20 de marzo, de Vías Pecuarias de Castilla-La Mancha las protege en tanto que:

“....alrededor de las vías pecuarias se ha gestado una gran actividad, no sólo económica, sino también cultural, que se ha prolongado sin interrupción a lo largo de los pasados siglos, cuyos valores deben ser conservados y mantenidos, como legado de las generaciones que nos precedieron. (Ley 9/2003, I)
Artículo 4. Destino.
El destino específico de las vías pecuarias es el tránsito ganadero, y aquellos otros de carácter rural que sean compatibles y complementarios de aquel, conforme se dispone en la Ley 3/95, de 23 de marzo, de Vías Pecuarias y respetuosos con el medio ambiente, el paisaje y el patrimonio natural y cultural.

En lo que al Patrimonio Cultural se refiere, la Ley 4/2013, de 16 de mayo, de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha La trashumancia y la vías pecuarias son susceptibles de considerarse Bien de Interés Cultural –como en Aragón– en tanto que:

Artículo 8.c) Bienes inmateriales. Manifestaciones culturales vivas asociadas a un grupo humano y dotado de significación colectiva.
Sección 3.ª Bienes inmateriales. Artículo 45. Protección de los bienes inmateriales.
La protección de los bienes inmateriales declarados como bien de interés cultural se realizará mediante la documentación, recopilación y registro en soporte no perecedero de los testimonios disponibles de estos bienes. En cualquier caso en la declaración de estos bienes se establecerán las medidas concretas de protección y fomento de los mismos.

En ningún momento se atiende a la actividad trashumante que discurre por las vías pecuarias de la zona en sus rutas entre las sierras conquenses y los rebordes de Sierra Morena. Por lo tanto, si bien la explotación directa no afecta sensu stricto al trazado de las rutas pecuarias, la actividad minera junto a ellas –a apenas 200 metros– es totalmente contraproducente y afecta a las vías pecuarias, que por Ley 9/2003 protege en cuanto a:

-         los fines económicos de la trashumancia:
o       calidad del pasto: emisión de polvo, etc. Los estudios realizados (Anexo H_EIA) están orientados mayoritariamente a la afección sobre poblaciones cercanas.
o       Tranquilidad de los rebaños (ruido, estrés por temblores, olores, etc.): A tenor del Anexo H, la zona de ruidos afectará directamente a los ganados trashumantes que dos veces al año pasan por esta zona con rebaños que pueden ser de hasta 5.000 cabezas. Nada se dice olores y otras percepciones de animales superiores a los humanos. Todas estas molestias pueden inducir a abortos a los animales, problemas en su pastoreo con extravíos, sin ir más lejos entradas en fincas particulares e incluso accidentes en aquellos pasos de y cruces con carreteras en los que el ruido sea sensible para los animales. Incluso estampidas nocturnas incontroladas.
o       Agua para abrevaderos ya de por sí muy esquilmados.
-       Medioambientales: equilibrio del ecosistema. A tenor del Anexo H, la zona de ruidos que generará afectará directamente a los animales salvajes que utilizan estas vías pecuarias como corredores naturales. Se trata de información que bien conocen, pero no valoran, a tenor del Plano 9 del Anejo A.
-         Turísticos: alteración del paisaje. Según el Artículo 5.c de la citada Ley:

c) Fomentar los valores sociales, económicos, ambientales, recreativos y científicos, compatibles con sus específicos fines, al objeto de mejorar la calidad de vida, en las comunidades rurales y de sus visitantes.

-         Culturales: La trashumancia es un Patrimonio Inmaterial de incalculable valor para España y para el eje Teruel-Jaén pero en grave peligro de desaparición por motivos socioeconómicos y ambientales –precios de la carme y de la explotación, cerramientos de fincas, infraestructuras lineales, etc.–. Una mina de este tipo en esta zona sería una causa de muerte definitiva de rutas como la Cañada Real de los Serranos y, por ende, de la trashumancia por esta zona.
En cuanto a la camineria histórica, aunque se ponen como ejemplos de caminos importantes en la zona vías históricas como el Camino Real de Toledo a Granada y Sevilla, los Caminos Reales a Cuenca y Levante desde Andalucía y el paso de la Vía Augusta –ninguna el área de influencia del proyecto–, la explotación afectará a los siguientes caminos (EIAGeneral_p. 314):

-         Camino del Nocedal
-         Carril del Encano
-         Camino de la Torre de Juan Abad 
-         Camino de la Casa del Chiriví 
-         Camino de Infantes 
-         Carril del Barranquillo 
Carril de Haza Mocha 
-         Camino de los Baños del Chiriví 
-         Camino de Chiriví
Es preciso recordar que algunos de esos caminos han tenido importancia histórica y prehistórica y no se han considerado dentro del Patrimonio Histórico-Cultural, pues se trata de las rutas tradicionales para comunicar el Campo de Montiel y éste con La Mancha y la Alta Andalucía. 
Por otro lado, las leyes de Patrimonio Cultural se incluyen dentro del apartado Medio natural (EIAGeneral_§12.2.4, p. 470; EIAGeneral_§12.3.4, p. 474), cuando debería estar en una sección específica de Patrimonio Cultural o, cuando menos por coherencia interna, en una de ámbito socioeconómico, que es donde se viene incluyendo en el informe en todo momento. Por su parte, la legislación de vías pecuarias, que sí podría ir en Medio Natural, está incluida en Otra legislación de interés (§12.2.7) y en Instrumentos Preventivos (12.3.3).

Por último, en materia de Patrimonio Cultural-Histórico-Arqueológico la empresa aspirante (+Advisan) apenas ha recabado informes oficiales o de sugerencias. Según apuntan la empresa postulante y la redactora del EIA se han consultado solamente (Anexo D):
-         Dirección Provincial Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Ciudad Real – Sección de Arqueología (Tabla 1-1 Listado de administraciones y entidades consultadas, Anexo D_§7, p. 1)
o       El otro informe recibido, dicen, es el de la Asociación Cultural El Candil de Torrenueva y la Orisos (Anexo D_§20 y 39, pp. 3-4).
A este respecto se ha de apuntar que:

a)     La Dirección General de Patrimonio cuenta con los datos inventariados y no con un índice de fiabilidad 100%, puesto que, además de la propia naturaleza del Patrimonio, es bien sabido las deficiencias de la Carta Arqueológica de Castilla-La Mancha.
b)     Orisos es una asociación sin ánimo de lucro cuya zona de acción es Valdepeñas. El Candil, por su parte, es de la zona de Torrenueva, y no tanto las distintas partes del Campo de Montiel donde los proyectos se ubican.
c)     Dichas recomendaciones –de existir– no aparecen ni por extenso ni resumidamente en el EIA.
d)     Viendo que otras materias se ha consultado a los departamentos correspondientes de universidades y Organismos Públicos de Investigación (OPI’s), en este caso, hubiera sido productivo haber consultado a las áreas de Historia y Patrimonio de la UCLM-Ciudad Real, al CSIC, al Instituto Español de Patrimonio e incluso a otras entidades investigadoras y protectoras del Patrimonio de la zona, como el Instituto de Estudios Manchegos, el Centro de Estudios del Campo de Montiel y a las distintas plataformas ciudadanas que más trabajan en la zona, como la Asociación de amigos de del Campo de Montiel o Campo de Montiel-Patrimonio de la Humanidad.
e)     La valoración Cultural-Histórico-Arqueológica, dentro del Estudio Socioeconómico, la hacen de forma genérica un grupo del Instituto de Geología Aplicada-Universidad de Castilla-La Mancha (Anexo R_p. 78-80), compuesto por un ingeniero de minas, un geólogo y dos economistas, lo cual es totalmente inapropiado e inocuo para este ámbito.
f)       No se ha consultado a organizaciones ganaderas y/o dueños de ganados trashumantes que pasan por la Cañada Real de los Serranos.
En conclusión, nada de ello se ha hecho por no tener el más mínimo conocimiento o por no considerar interesantes o procedentes las opiniones en materia de Patrimonio.

El Patrimonio Cultural-Histórico-Arqueológico no aparece como elemento de interés a tenor de la falta de cartografías relativas a Arqueología, Caminería Histórica, Vías Pecuarias, Patrimonio Inmaterial o Trashumancia en el Anejo A. Sólo aparecen en el informe del Instituto de Geología Aplicada-Universidad de Castilla-La Mancha (Anexo R.

El estudio de paisaje realizado es claramente insuficiente.
Compartir en: