Plataforma vecinal y no política para trabajar por el desarrollo del Campo de Montiel y su entorno natural

Mención en los II premios de Medio Ambiente de la Junta de Castilla - La Mancha 2018.

La tierra en que vivimos es un préstamo para la vida de futuras generaciones, tenemos la obligación de cuidarla. ¡ SI A LA TIERRA VIVA ¡

¡REACCIONA, TU ENTORNO ESTA AMENAZADO¡

"Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos puede cambiar el mundo. De hecho, sólo eso puede lograrlo" (Margaret Mead)

"Hay un error fundamental al tratar la tierra como si fuese un negocio en liquidación" (Herman E. Daly)

sábado, 30 de septiembre de 2017

16. El estudio radiológico de Quantum: inservible y amañado.

El Tratado de adhesión de España a la Unión Europea supuso la aceptación del Tratato EURATOM sobre el uso civil de la energía nuclear, lo que obligó a incorporar a la legislación nacional las Directivas sobre Protección Radiológica de la Unión Europea. Dos de los artículos de este tratado, concretamente los números 35 y 36 establecen que “cada estado miembro creará las condiciones necesarias a fin de controlar de modo permanente el índice de radiactividad ambiental (aire, aguas y suelos) en su territorio,… la información obtenida será comunicada regularmente por las autoridades competentes de cada país a la Comisión Europea, con el fin de tenerla informada sobre la radiactividad que pudiera afectar a la población”. En España, el organismo competente en materia de seguridad nuclear y protección radiológica es el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), siendo, por tanto, el encargado de llevar a cabo los compromisos adquiridos por el Tratado EURATOM.

Los efectos biológicos de las radiaciones ionizantes sobre los seres vivos se han estudiado con gran detalle desde hace muchos años (Contaminación Atmosférica, Ediciones de la UCLM, 2004). Fueron observados inicialmente en usuarios de Rayos X (caída de cabello, quemaduras en la piel, etc.). Como ejemplo de efectos somáticos deterministas se pueden citar anemias, esterilidad, etc. Como ejemplo de efectos somáticos estocásticos se puede citar la carcinogénesis. Y como efectos genéticos se pueden citar distintos tipos de anormalidades hereditarias.

Los objetivos principales de la protección radiológica son prevenir la aparición de efectos deterministas perjudiciales, y limitar la probabilidad de incidencia de efectos estocásticos hasta valores considerados como aceptables. Prevenir la aparición de efectos deterministas se puede conseguir evitando que la población reciba dosis superiores a las umbrales, es decir, estableciendo unos límites de dosis equivalente suficientemente bajos para que no se pueda alcanzar ninguna dosis umbral. La limitación de la incidencia de los efectos estocásticos se consigue manteniendo la irradiación justificada “TAN PEQUEÑA COMO SEA RAZONADAMENTE POSIBLE” (CRITERIO ALARA).

En la página 6 del estudio radiológico ANEXO G del EIA de Quantum claramente está escrito:
“El concentrado de monacita gris resultante del procesado del todo uno, contiene concentraciones de radionucleidos naturales que superan en órdenes de magnitud las concentraciones presentes en suelos sin perturbar. La planta de tratamiento proyectada debe pues definirse como una industria NORM (Naturally Occurring Radioactive Material). La industrias NORM son aquellas industrias no nucleares que o bien procesan materias primas que presentan concentraciones elevadas de radionucleidos naturales o bien, mediante su actividad propician la concentración de algunos de estos radionucleidos en algunos de sus productos o residuos. Como consecuencia, pueden existir incrementos de la exposición a radiaciones ionizantes de los trabajadores, y/ miembros del público que, en algunos casos, puede que no sean despreciables desde el punto de vista de la protección radiológica.”

Lo que indica que la concentración de radionucleidos naturales es elevada y debe aplicarse las normas NORM, pudiendo existir exposición elevada de los trabajadores a radiaciones ionizantes.

Este informe se basa en otros 3 informes realizados por el grupo GRAUS de la Universidad de Sevilla:
1- GRAUS (2016): Evaluación del impacto radiológico asociado a la explotación del yacimiento de Tierras Raras, al transporte del mineral (todo uno) a la planta de proceso prevista y a las actividades de ensayos metalúrgicos a pequeña escala en la planta piloto de Torrenueva. Julio de 2016 [6].
2- GRAUS (2017a): Radiactividad natural en agua y alimentos de la zona del proyecto de Tierras Raras de Matamulas (Quantum Minería) . Estudio preoperacional. Enero de 2017 [7].
3- GRAUS (2017b): Evaluación radiológica de la planta de tratamiento de monacita planificada en el marco del Proyecto Matamulas. Enero de 2017 [8].

El primero de ellos es un estudio realizado sobre la planta ilegal de tratamiento de monacita en un corral de Torrenueva, que tuvo que ser cerrada al carecer de licencia para realizar su actividad. Dicho estudio se realiza sobre una planta a pequeña escala, sobre una pequeña cantidad de concentrado y en ningún caso se hace una extrapolación y estudio de los niveles de radiación que puedan generarse en la planta que se pretende construir para tratar 1.239.190 Toneladas/año de material y producir 3916 Ton/año de monacita.

El segundo estudio pretende medir la radiactividad de alimentos y agua en la zona de trabajo. Sus conclusiones carecen de validez ya que se limita a medir la radiactividad en una zona en la que no hay ninguna planta de extracción de monacita, ni ninguna mina a cielo abierto como la que se pretende poner en funcionamiento. Se limita a tomar una serie de muestras (una o dos alícuotas) que carecen de valor estadístico por su pequeño número y medir la radiactividad natural que presentan, al igual que podrían haber medido en muestras de Valdepeñas, Badajoz, Teruel… o cualquier punto de la geografía nacional, en la que no hay ninguna mina a cielo abierto de extracción de tierras raras.
Este segundo estudio ignora de forma interesada los numerosos trabajos científicos publicados en la literatura científica internacional y realizados en las cercanías de otras minas de tierras raras que si están en explotación (o han estado en explotación) en los que se demuestra la presencia de elementos de tierras raras en el pelo, uñas, sangre y órganos interiores.
Por ejemplo, se pueden citar brevemente las siguientes publicaciones científicas:
-Rare Earth Elements: A review of production, processing, recylcing, and associated environmental issues. Environmental Protection Agency, United States, 2012. Donde se hace una revision de los efectos de la minería y procesamiento de las tierras raras, y los posibles efectos sobre el medio ambiente, tanto en una planta en operación normal como en el caso de un posible accidente. El informe destaca la producción de materiales de desecho (a menudo muy ácidos) y la emisión de partículas que afectan al medioambiente y la salud humana, además muestra estudios científicos que demuestran que las tierras raras se depositan en el hígado y los huesos, produce fibrosis intersticial pulmonar progresiva, neumoconiosis, fibrosis endomiocárdica…

-Atmospheric thorium pollution and inhalation exposure in the largest rare earth mining and smelting area in China. Science of the Total Environment, 2016. Este estudio demuestra que las personas que viven en el área de la mina están expuestas a altos niveles de 232Th procedentes de las partículas suspendidas. El resultado de este estudio resalta la necesidad de políticas efectivas de protección de la salud humana en zonas expuestas durante largo tiempo a la inhalación de contaminación radiactiva por 232Th.

-A human health risk assessment of rare earth elements in soil and vegetables from a mining area in Fujian Province, Southeast China. Chemosphere, 2013. Las conclusiones del estudio científico indican que las muestras de tierra y vegetales de las granjas vecinas a las minas de tierras raras analizadas muestran altas concentraciones de elementos de tierras raras comparadas con las granjas más alejadas, lo que demuestra que la tierra y los vegetales producidos acumulan estos compuestos. La concentración media de elementos de tierras raras en el agua es significativamente más alta que en las zonas no contaminadas. En la sangre y en el pelo de las personas que viven cerca de la mina se han medido altas concentraciones de elementos de tierras raras, que los autores del estudio científico relacionan con la ingestión de alimentos y vegetales contaminados con estos elementos.

En la página 23 del Anexo G/EIA se muestra una tabla con las concentraciones medidas en las muestras recogidas cuyo rango está entre 70-100 Bq/kg para los radionucleidos del Th y 40-60 Bq/kg para los radionucleidos del U. Mientras que las muestras medidas por Quantum con anterioridad han sido de 73.73 Bq/kg de 232Th y 39.52 Bq/kg de 238U. Lo que demuestra que los valores medidos por la Universidad de Sevilla son superiores a los medidos de forma interesada por Quantum que da valores siempre en el límite inferior de los rangos.

En la página 24 del Anexo G/EIA se indica:
“El incremento de la tasa de dosis que hipotéticamente podrían recibir los trabajadores encargados en la zona de las labores de minería, 0.10-0.15 μsv/h conducen a un incremento de las dosis efectivas ocupacionales por irradiación externa de 0.2-.0.3 mSv/a en una estimación muy conservativa (2000 h anuales de presencia en la zona de los trabajadores implicados). Este incremento es muy inferior al valor de referencia de 1 mSv/a (Instrucción de Seguridad del Consejo de Seguridad Nuclear asociada IS-33), por lo que el impacto de esta vía de exposición es despreciable.”

Esta conclusión hace referencia a trabajadores que están en el entorno de la mina a cielo abierto, en la zona de extracción. La misma conclusión se podría aplicar a los agricultores, ganaderos y cazadores que pasan por la zona. Pero dicha conclusión no es aplicable a los trabajadores de la planta de concentrado de monacita como se explicará posteriormente.

En la página 37 del Anexo G/EIA se muestra una tabla con las concentraciones másicas y de actividad de Th y U que se pueden encontrar en 5 zonas en las que se divide el proceso de extracción de monacita, pero no se dan datos de las actividades en la zona número 6 o zona de concentrado de monacita en big bags, en la que se almacenan 3m3/día de concentrado lo que equivale a 12 toneladas de monacita.

En la página 40 del Anexo G/EIA se realiza la modelización en la zona de transporte del concentrado, utilizando para el cálculo 300 horas de exposición anuales. Mientras que en el documento de la IAEA (2006), tomado como referencia en los estudios de GRAUS, se utiliza un valor numérico de 400 horas para analizar sus conclusiones. Esto demuestra que este informe de la Universidad de Sevilla pretende minimizar de forma artificial e interesada los efectos de la radiactividad sobre los trabajadores. Además hay que tener en cuenta que los trabajadores no podrán estar en las cercanías de esta zona más de las 400 horas indicadas y tendrán que tratar el concentrado de monacita con brazos robotizados que no se proponen en la instrumentación de la planta.

En la página 45 del Anexo G/EIA se indica que el IAEA (2006) “proporciona valores medios de actividades de concentración de 50 Bq/g de 232Th (50000 Bq/kg) para un concentrado de monacita típico”, lo cual no es cierto ya que en dicho documento, en la tabla 1, se indica que para la monacita, con radionucleidos de 232Th, la actividad típica está en el rango 40-600 Bq/g. Por lo que cualquier simulación realizada sobre las zonas 5 y 6 basada en el dato de 50 Bq/g es totalmente errónea y sus conclusiones no estarán ajustadas a la realidad del proyecto que se pretende desarrollar.

En el informe nº3 del grupo GRAUS de la Universidad de Sevilla, de enero de 2017, se indica al final del mismo en un comentario adicional de los autores:
En la publicación de la IAEA [6] se dan valores medios de actividades de concentración de 50 Bq/g de 232Th para la monacita. Si la monacita a aislar en la planta de Torrenueva tuviera estas concentraciones de actividad, el material tratado en la planta superaría los 1 Bq/g no solo en la parte final de concentración sino también en numerosos puntos de la zona 3 y las dosis efectivas en la zona de concentración superarían el valor de 1 mSv/año. Las dosis efectivas en las zonas de almacenamiento y empaquetamiento también serían superiores al valor de referencia. Finalmente, el transporte del concentrado de monacita no quedaría excluido de la regulación de transportes, siendo necesario proceder a su evaluación detallada.

Como se ha indicado anteriormente en la publicación IAEA (2006) se recoge un rango de 40-600 Bq/g, no un valor medio de 50 Bq/g para la monacita con el que se han realizado las simulaciones que conducen a las conclusiones expresadas en este informe. Pero “si la monacita a aislar en la planta de Torrenueva tuviera estas concentraciones de actividad, el material tratado en la planta superaría los 1 Bq/g … en numerosos puntos … y las dosis efectivas en la zona de concentración superarían el valor de 1 mSv/año”, lo que indica de nuevo que las conclusiones obtenidas no se basan en datos reales medidos sino en una suposición de un valor medio de actividad de 50 Bq/g que se ha demostrado erróneo.

En la página 147 del EIA, se cita por encima las mediciones realizadas por los especialistas de la unidad técnica NRBQ de la Guardia Civil:
“En dos de los cinco puntos donde se realizaron mediciones, concretamente en el punto 2 (0,43 μSv/h) y en el punto 3 (0,60 μSv/h), se ha observado una ligera variación con respecto a la media nacional del fondo radiológico natural (0,30 μSv/h), si bien estas tasas de dosis son totalmente compatibles con los límites máximos establecidos por el RD 783/2001, considerándose nulo el riesgo generado para las personas.”
Dichas mediciones fueron realizadas sobre muestras de 80 y 100 gr de monacita extraídas en la planta piloto ilegal de Torrenueva, sobre pequeñas cantidades de concentrado de monacita. Ninguno de los estudios aportados por la empresa Quantum relacionan estos valores de radiación con los valores que se podrían obtener sobre las 12 Toneladas diarias de monacita que se preveen obtener.
Además, utilizando los valores registrados por la Guardia Civil, suponiendo 2000 horas de trabajo anual, se alcanzan valores de 1.2 mSv/año que está por encima del valor de 1 mSv/año previsto por el RD 783/2001.
También se cita en la página 147 del EsIA que según el informe del INTA-ITM del CSIC, tras analizar las muestras recogidas por los técnicos de la Guardia Civil, “se han hallado trazas de radioisótopos naturales, ninguno de ellos supera los límites máximos permitidos”, pero no indica que estos análisis se han realizado sobre pequeñas cantidades de material extraídos de la planta piloto de Torrenueva y no indica cuáles serían los niveles de radiación previstos para 12 Toneladas diarias de concentrado de monacita en la planta industrial prevista.


Con todos estos datos planteados se demuestra que la radiación sobre los trabajadores puede ser muy superior a la estimada por Quantum Minería, basada en datos que pretenden minimizar dichos efectos. Tampoco se tiene en cuenta los efectos de radiación sobre los conductores del concentrado de monacita ni se tiene en cuenta que estos camiones circularán por el interior de la población de Torrenueva por las carreteras CR-6112 y CR-612. Y hay que volver a citar el CRITERIO ALARA: La limitación de la incidencia de los efectos estocásticos se consigue manteniendo la irradiación justificada “TAN PEQUEÑA COMO SEA RAZONADAMENTE POSIBLE”.
Compartir en:

jueves, 28 de septiembre de 2017

15. La radiactividad de la planta de concentrado: asunto peligroso


Respecto a las emisiones DE RADIACTIVIDAD Y CONTAMINACIÓN POR METALES PESADOS, NINGUNA AUTORIZACIÓN CONSTA DEL CONSEJO DE SEGURIDAD NUCLEAR (CSN), siendo los informes presentados básicos y demasiado conservadores, aunque se reconoce que los valores del producto final de monacita gris de Matamulas son superiores a los niveles de exención fijados por la Guía 11- 02 del 02 del CSN, además el estudio es sesgado e interesado al basarse en estimar la dosis efectiva que recibiría un trabajador situado a 1 metro de un volumen de 1 m3 de monacita, durante un tiempo de exposición de 300 horas anuales, calculo totalmente escaso, dada las previsiones del trabajo programado de 8 horas diarias, durante 10 años, siendo el ritmo de trabajo de 220 Ton/h en explotación y/o de 740 Ton /h en tratamiento. Por tanto, los estudios son claramente insuficientes y no cubre los objetivos mínimos establecidos en el Documento de Alcance ni como instrumento apaciguador de la alarma social que sentimos los vecinos de pueblos más cercanos a la explotación, dada la composición química de la monacita, aproximadamente 60% óxidos de tierras raras + 23% de P2O5 + 10% SiO2 + 7% óxidos de hierro + 0,17 Torio + 0,02 Uranio.



Otro aspecto importante es que se analiza los efectos de contaminantes metálicos de dos muestras de suelo. No se analiza lo más pernicioso, el concentrado de Tierras Raras final, sus efectos en los trabajadores de la planta y en lo residentes cercanos. Tampoco se analiza los efectos del transporte del concentrado, que debería transportarse como materia peligrosa, considerando los valores de NGR obtenidos del documento [EPA 2012], y posibles elementos radioactivos.
En la planta de procesado se produce un proceso de concentración por etapas hasta llegar a un concentrado (óxidos) de Tierras Raras que emplea solamente un 0,25% del total de la masa de tierra extraída, luego no es representativa.
En la página 6 del estudio de impacto ambiental EIA (anexo G) presentado por Quantum claramente está escrito:
“El concentrado de monacita gris resultante del procesado del todo uno, contiene concentraciones de radionucleidos naturales que superan en órdenes de magnitud las concentraciones presentes en suelos sin perturbar. La planta de tratamiento proyectada debe pues definirse como una industria NORM (Naturally Occurring Radioactive Material). La industrias NORM son aquellas industrias no nucleares que o bien procesan materias primas que presentan concentraciones elevadas de radionucleidos naturales o bien, mediante su actividad propician la concentración de algunos de estos radionucleidos en algunos de sus productos o residuos. Como consecuencia, pueden existir incrementos de la exposición a radiaciones ionizantes de los trabajadores, y/ miembros del público que, en algunos casos, puede que no sean despreciables desde el punto de vista de la protección radiológica.”

Lo que indica que la concentración de radionucleidos naturales es elevada y debe aplicarse las normas NORM, pudiendo existir exposición elevada de los trabajadores a radiaciones ionizantes.
Compartir en:

martes, 26 de septiembre de 2017

14. Legitimidad social del proyecto minero: INEXISTENTE.

Las actividades mineras como las previstas comportan graves efectos sociales, económicos y territoriales en los lugares en los que tienen lugar como lo demuestra la historia reciente, por tanto, tienen un marcado carácter socialmente perturbador (por ejemplo, en la provincia de Ciudad Real se da el caso de Almadén, Almadenejos, Puertollano, …)
Así en un principio se realiza un cambio social y económico de carácter industrial durante la explotación minera que se ve súbitamente cortada tras el agotamiento de los recursos extraídos, produciendo con ello la ruina de las actividades auxiliares y una consiguiente despoblación, con la consiguiente pérdida de actividades tradicionales e importantes áreas territoriales que eran ecológicamente productivas han dejarlo de serlo. Estos impactos deben ser objeto de análisis en la evaluación de impacto ambiental y sin embargo el documento inicial no realiza mención alguna a ellos.
Sólo se contemplan las influencias positivas del proyecto sobre la actividad económica de la zona, no teniendo en consideración los efectos negativos que se derivarían del mismo sobre la propia actividad económica, entre los que cabría citar los siguientes:
- Caída de las rentas y del valor de las parcelas rústicas como consecuencia del impacto negativo de la actividad minera sobre el precio de los productos agropecuarios que se cultivan u obtienen de las mismas (aceite, vino, queso, carne de cordero, etc…).
- Caída de la contratación de empresas o de mano de obra de la zona para el desarrollo de actividades agropecuarias y cinegéticas que se verán mermadas.
- Caída de la demanda de servicios de restauración y hospedaje como consecuencia del menor atractivo turístico de la zona en el caso de que se desarrollen actividades mineras (afectando a restaurantes, bares, casas rurales, hoteles, balnearios, campos de golf, turismo enológico…).
En general, las supuestas influencias positivas se encuentran sobredimensionadas debido a la escasa capacidad del proyecto minero para incidir de manera relevante en el mercado laboral de la comarca, además, no se han analizado los efectos negativos que pudieran generarse en el caso de desarrollar la mina. Sin mayor profundización en el tema, se consideran inexistentes.
Así, el informe no ha realizado un análisis sobre cuál es el perfil de las personas demandantes de empleo en el área con el objeto de poder conocer si los perfiles de empleo que demandaría la distintas fases de operación de la mina se podrían cubrir con la oferta de mano de obra de la zona. Ni se especifica la formación o experiencia previa necesaria para cubrir los puestos de trabajo ofertados.
Un análisis rápido permite comprobar que la demanda de empleo en el área está principalmente compuesta por mujeres que solicitan trabajo en el sector servicios, mientras que el trabajo que puede ofertar la mina está relacionado con el sector minero-industrial o de la construcción.
Incidimos nuevamente en el hecho que existe un gran desbalance entre la tipología de demanda de empleo por parte de la minería y la oferta de empleo del área lo cual tiene riesgos de provocar mayores presiones demográficas en el medio plazo, cuando se produzca el cierre de la mina previsto en 10 años. La población formada en el sector minero tendría altas posibilidades de abandonar la comarca para continuar su desarrollo profesional en actividades mineras o industriales en otras regiones, ya que estos/as trabajadores/as se habrían desvinculado de las actividades agrarias o agroindustriales generadoras de empleo sostenible en el área.
Por otro lado, debido a la ocupación de suelo requerido durante la explotación de la mina, existe una afectación directa a las explotaciones agrarias y de caza; por otro lado, la demanda de agua de la mina supone la pérdida de oportunidad para la modernización de explotaciones agrarias en la zona, que requerirían de esa disponibilidad de agua. Los valores de la pérdida de actividad económica (agricultura y caza) no han sido estimados.

Por todo ello, entendemos que existe una deslegitimación social que avale la autorización, en el mismo proyecto se reconoce como una evidencia que “(…) el proyecto está generando en su fase de evaluación un rechazo social palpable, que supone que las condiciones sociales en el momento presente reduzcan la calidad de vida de los habitantes de la zona”, y en esa línea reconoce asimismo que ningún beneficio se prevé “(…) sin implicar cambios en las estructuras económicas de la comarca (…) tampoco supondrá movimientos migratorios hacia la zona puesto que las necesidades de mano de obra son limitadas y fácilmente asumibles por la población de los municipios directa o indirectamente afectados por el proyecto”.

            Dicho rechazo social debe ser atendido, pues no es sólo la ciudadanía, sino que existe el apoyo de las principales organizaciones ecologistas del Estado, así como las organizaciones agrarias, colectivos culturales, además no existe Plan Estratégico que lo avale, ni ha sido incluido este cambio socioeconómico en ningún plan político, ni hay un respaldo parlamentario a la actividad extractiva.
           Señalar, en consecuencia, el deber de rechazar la continuación del procedimiento y proceder al archivo inmediato de las actuaciones desarrolladas hasta el día de hoy en base al sometimiento estricto de la ley y el derecho que establece nuestra Norma Suprema, por incumplimientos graves.
Compartir en:

domingo, 24 de septiembre de 2017

13. Compatibilidad urbanística del proyecto minero

En la página 55 del EIA se indica que los terrenos están calificados como suelo no urbanizable común de carácter rústico y cita el informe de los Servicios Técnicos Municipales de los Ayuntamientos de Torrenueva y de Torre de Juan Abad, indicando que no hay mención expresa en el planeamiento vigente a la prohibición del uso/instalación de minería.
Si bien eso es cierto, en el informe del Ayuntamiento de Torrenueva se indica también que “se carece de documentación completa sobre todos los extremos de la actividad propuesta en el expediente para poder emitir certificado de compatibilidad de la actividad con la normativa urbanística municipal”.
Este aspecto también es reflejado en el punto 3.9.1.2. del EIA, así la normativa municipal no prevé la prohibición del uso para instalación o actividad de minería. Por tanto, según el artículo 54.1. 3º b) del Texto Refundido de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística de Castilla La Mancha sería preceptiva la calificación urbanística previa, y, en consecuencia, la viabilidad urbanística de la actividad no está garantizada, razón por la cual en tanto en cuanto no se resuelva este aspecto no se puede autorizar ni ambiental ni sustantivamente el proyecto.

Dado lo cual no resulta preceptivo continuar con la tramitación ambiental del proyecto si no existe viabilidad urbanística previa del mismo.

Compartir en:

viernes, 22 de septiembre de 2017

12. El agua es una cuestión de primordial importancia en la minería de tierras raras

Dado que en el EIA, se reconoce de forma expresa la necesidad de obtener autorización de la Confederación Hidrográfica del Guadiana para disponibilidad de agua, planteando otras alternativas fantasiosas por su inviabilidad y la aplicación de la legislación sobre el uso prioritario de agua para consumo humano y animal; de conformidad con lo expresado por la Defensora del Pueblo en el expediente de queja que se instruye a instancia de esta asociación Plataforma Si a la Tierra Viva, dice así en comunicación de fecha 28.09.2016: “La falta de agua para acometer el proyecto trasciende el mero análisis jurídico: se trata también de una cuestión de hecho que no puede obviarse por la Administración de Minas, la cual no puede pretender continuar con la tramitación de los procedimientos como si fuera posible su realización sin ni siquiera vislumbrar la solución del problema de la falta de agua. El Organismo de cuenca ha señalado que la única opción para llevar a cabo estos proyectos sería la adquisición de derechos conforme a lo dispuesto en los artículos 67 y siguientes del TRLA, lo cual significa detraerlos de otros usos, por cesión de sus titulares, teniendo en cuenta la prelación de usos establecidos en el Plan Hidrológico de la Demarcación.”


Por tanto, y como ya advirtió también dicha institucional en comunicado de fecha 26,01.2017: “En caso de que se haya recibido el EIA, un informe de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en el que se indique si se han resuelto las objeciones relativas a la falta de recursos hídricos y se justifique la solución que, en su caso, se haya propuesto, acompañada del documento en el que se acredite el parecer favorable de la Confederación Hidrográfica” y en caso contrario, acatar la SUGERENCIA instada con fecha 28.09.2016 “suspensión de los procedimientos de evaluación ambiental iniciados de los proyectos de explotación minera de tierras raras objeto de queja, y no iniciar otros nuevos, hasta que se solucione el problema de falta de disponibilidad de recursos hidráulicos para acometerlos.”

EL AGUA es, en consecuencia, una cuestión de primordial importancia, que debe ser vigilada con especial contundencia, así la reordenación de los derechos de uso de aguas mencionada en la disposición adicional cuarta de la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, tendrá la finalidad de propiciar la recuperación hídrica de las masas de agua subterránea, así como la de mejorar el estado de las aguas superficiales asociadas a aquéllas. Es fundamental el cumplimiento estricto del Plan Especial del Alto del Guadiana, aprobado por Real Decreto 13/2018 del 11 de enero, así como ya hemos referido anteriormente no se posee concesión de agua, ni autorización de Confederación Hidrográfica del Guadiana, eso ya propiciaría en cualquier empresa responsable el desistimiento de cualquier proyecto, no obstante, el proyecto establece tres opciones para abastecer de agua al proyecto minero, aunque todas ellas incompatibles con los objetivos del Plan Especial del Alto Guadiana.


Así, la primera opción por la que ha optado la empresa disponer de caudales autorizados, los cuales ya han sido denegados, también relacionada con la captación las aguas superficiales procedentes de la lluvia mediante la construcción de 7 balsas para almacenar el agua de escorrentía, tampoco es compatible con los objetivos del Plan Especial de aumentar la recarga del acuífero. La segunda opción que maneja la empresa de realizar una captación de agua subterránea es incompatible con el objetivo de recuperar la recarga de las aguas subterráneas y además el Plan Especial no contempla los usos de agua con fines de actividad minera. La tercera opción, es la compra de agua a empresas suministradora de agua, previo acuerdo con ayuntamientos de la zona, detrayendo este volumen de agua del suministro previsto para la población, entendemos que ello no puede ser ya que supondría un ejercicio de irresponsabilidad total, dada la necesidad de abastecimiento humano y animal, máxime cuando por la Administración autonómica se pretende la declaración de zona de sequía.
El EIA presentado cita ligeramente los necesarios VERTIDOS AL CAUCE de agua, y al menos correspondiéndose con la fase de restauración, se intuye la posibilidad de vertidos contaminantes a la red hidrográfica natural, no existiendo un plan de contingencia que prevea la posibilidad de desbordamiento de las balsas previstas y los efectos sobre el paisaje, siendo este un bien reconocido como predominante para el desarrollo del bienestar y la vida del hombre, reconocido por la Convención de Roma de Derechos Humanos y sometido a tutela por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Hay que recordar que Quantum ha manifestado que necesitará 88.000 m3 de agua al año, que en su casi totalidad volverán al terreno en forma de desechos húmedos de la planta de producción (el 99.7% del material extraído) y que la monacita con tamaño de grano menor de 0,5 mm y mayor de 1,5 mm se desecha en la planta, con lo que esta monacita, a parte de otros contaminantes, volverá al terreno. Por su pequeño tamaño, la fracción menor de 0,2 mm formará una suspensión acuosa, contaminando el agua hasta zonas remotas en forma de agua superficial o subterránea.
Compartir en:

miércoles, 20 de septiembre de 2017

11. Efectos negativos de la minería de tierras raras sobre la salud y el medioambiente

En la página 52 del EIA Quantum dice textualmente “La minería de TRR tiende a tener una huella medioambiental significativa. Sin embargo, cuando se aplican rigurosamente las mejores tecnologías disponibles y las prácticas de gestión ambiental apropiadas se pueden reducir eficientemente los impactos hasta un nivel cercano a cero” y se habla de las malas prácticas de las minas de TRRs en China.
Sin embargo, los problemas de salud y medioambientales asociados a las minas de TRRs están generalizados. Las 3 grandes explotaciones de tierras raras en el mundo, Bayan Obo (China), Mountain Weld (Australia) y Mountain Pass (Estados Unidos), están localizados en zonas desérticas, sin poblaciones cercanas. Destacar que Mountain Pass, que fue la explotación más grande del mundo hasta que en 2002 fue cerrada por problemas medioambientales y también económicos derivados, en otros, de las multas impuestas. Respecto a Mountain Weld decir que el procesado de las Tierras Raras se realiza en Malasia, para evitar riesgos medioambientales en Australia. Malasia es un país que no se opone a la instalación de plantas de procesos químicos, aunque sea a costa de la salud de sus ciudadanos, inicialmente el procesado se realizaba en la planta de Bukit Merah, cerrada por presión popular debido a los efectos de sobre la salud (leucemia, cáncer cerebral, malformaciones en recién nacidos, etc). En el siguiente enlace se presenta la cronología de la planta de procesado de monacita, desde su apertura en 1979 hasta 1994, en la que se ordenó su cierre debido a la presión popular ejercida entre manifestaciones y un juicio en el Tribunal Supremo de Malasia (http://www.consumer.org.my/index.php/health/454-chronology-of-events-in-the-bukit-merah-asian-rare-earth-developments). Esta planta está en un costoso y complicado proceso de descontaminación, según se cuenta en un artículo del New York Times (http://www.nytimes.com/2011/03/09/business/energy-environment/09rareside.html).
Posteriormente, la minera australiana (Lynas) ha construido una nueva planta de procesado en Kuantan. Por todo ello, no se puede entender cómo se puede decir que tienen impacto cero y es un atentado pensar en establecer una mina de tierras raras y una planta de procesado a solamente 1 km del núcleo habitado de Torrenueva y a 9 km de Santa Cruz de Mudela y una docena de kilómetros de Torre de Juan Abad, todas ellas, con sus habitantes y con formas de vida basadas en explotaciones agrícolas, ganaderas y cinegéticas consolidadas y con CINCO denominaciones de origen prestigiosas.
Hay estudios contenidos en [EPA 2012] que establecen una relación directa entre la distancia a la mina y la “ingestión involuntaria” de TRRs y sus efectos asociados a la salud. Ni Quantum ni ninguna empresa europea tiene experiencia real en la explotación de tierras raras, con lo que supone un gran riesgo permitir la apertura de una mina y su planta de concentración asociada.
En una página del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) (http://web.mit.edu/12.000/www/m2016/finalwebsite/problems/disposal.html ) se enumeran y describen los problemas de los residuos de las minas raras; sedimentación de residuos en corrientes de agua, drenado ácido (no aplicable si no hay proceso químico), metales pesados, minerales peligrosos, radio nucleídos (Torio-232, Uranio-238, Radon, todos ellos incluidos en las lista de elementos cancerigenos de la IARC (International Agency for Research on Cancer) por el riesgo de cáncer en animales y personas, las Tierras Raras y los apilados de residuos.
El establecimiento de una explotación de tierras raras, mina a cielo abierto y planta de concentración, supone una gravísima amenaza a la salud de las personas y al medio ambiente, como queda reflejado en múltiples publicaciones científicas. En el documento “Rare Earth Elements: A Review of Production, Processing, Recycling, and Associated Environmental Issues” de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) con fecha Diciembre 2012 [EPA 2012] es la más amplia compilación de los efectos de la Tierras Raras. Recoge más de 50 trabajos científicos (publicaciones científicas, revisados por otros científicos especialistas en el tema) sobre los efectos perniciosos de las Tierras Raras en las personas, el medioambiente y los efectos acumulativos en ambos. Entre los efectos en personas destacar: Efectos genéticos (malformaciones) y bloqueo de receptores neuronales (con efectos de reducción de coeficiente intelectual en niños), efectos en la sangre, riñones e hígado, fibrosis intersticial en pulmones, toxicidad sistémica, etc. Además, las Tierras Raras, siempre están asociadas a Uranio y Torio radiactivos, con sus efectos conocidos en la salud humana (malformaciones en recién nacidos, leucemia, toxicidad sanguínea, etc). Los valores máximos de ingestión e inhalación aceptables para cada uno de los elementos tierras raras se presentan en el citado documento [EPA 2012] y tienen valores muy bajos, lo que demuestra lo perjudiciales que son en pequeñísimas cantidades.
          En el informe [EPA 2012] se recogen la frecuencia de impactos medioambientales de 66 minas, entre las que se incluyen las de tierras raras, en Estados Unidos, en el año 1995. Se puede apreciar cómo el 70% contaminaron las aguas superficiales y el 35% afectaron a la salud humana. Por lo tanto, la apertura de una mina de Tierras Raras, de la que no se tiene experiencia en España ni en Europa supone asumir un riesgo nada despreciable, basándonos en los datos y la experiencia de un país desarrollado como Estados Unidos.
En el EIA Anejo 7 se presenta un análisis del suelo con los valores de NGR (Nivel Genérico de Referencia) equivalentes al RfD de [EPA 2012]. El NGR se define en el Real Decreto 9/2005 como “la concentración de una sustancia contaminante en el suelo que no conlleva un riesgo superior al máximo aceptable para la salud humana o los ecosistemas”.

Lo sorprendente del EIA de Quantum es que no se presentan los valores de NGR de cada uno de los elementos del grupo de Tierras Raras ni de otros elementos peligrosos presentes en la monacita de la zona del proyecto, como son el Torio y el Uranio (aunque se presenta el del Cobalto), por lo que el Análisis de Riesgos presentado no es válido para el análisis de riesgos de la monacita presente en esta zona. Se intenta usar una normativa que no está actualizada para las Tierras Raras, asumiendo que no tienen efectos nocivos.

        Hay que destacar que los niveles de Arsénico medidos en la muestras de monacita son superiores a los permitidos por las normativas de Asturias y Andalucía. Las concentraciones de arsénico en las dos muestras de suelo analizadas supera los valores de referencia establecidos para el uso del suelo industrial en Real Decreto 18/2015, de 27 de enero.
Por ello, Quantum llevó a cabo la preceptiva Valoración de Riesgos Ambientales (en adelante VRA) del emplazamiento. Para ello la empresa subcontrada por Quantum, INSUMA, utilizó el programa informático RCBA TOOL KIT for Chemical Releases. Este programa realiza el análisis de riesgos de un emplazamiento calculando, simultáneamente para distintos receptores, los siguientes aspectos:
·        concentración de los contaminantes en los puntos de exposición
·        dosis/concentraciones ingeridas
·        niveles de riesgo para cada contaminante y cada vía de exposición seleccionada
·        nivel de riesgo para el conjunto de contaminantes y vía seleccionada
·        valores residuales admisibles (SSTL, Site Specific Target Level) de cada contaminante, que hacen que individualmente o conjuntamente el riesgo potencial sea aceptable para la salud humana.

En la configuración del programa RCBA, INSUMA, sólo ha considerado la contaminación por respiración de polvo, no considerando la contaminación por ingestión de agua, la vía que más puede difundir en la distancia los contaminantes. No se tiene en cuenta esta vía de exposición puesto que “no se plantea el uso de aguas subterráneas” y porque “la explotación tiene que respetar un margen de distancia con los cursos fluviales, no invadiendo la Zona de Flujo Preferente”. Sin embargo, en la mina y en la planta de procesados está planeado utilizar 88.000 m3 de agua anualmente, para el procesado de tierras raras. En cualquier caso, el agua de procesado va a afectar al agua superficial y subterránea, arrastrando un porcentaje de metales pesados, Tierras Raras y Torio/Uranio. El 99,72% del material extraído va a ser devuelto a la zona de extracción, habiéndose hidratado con agua de procesado, que contiene contaminantes. La asunción, por parte de INSUMA, subcontratada por Quantum, de que parte del agua de procesado no afecte a las aguas subterráneas y superficiales no es admisible.
Solamente se han analizado los casos de trabajadores de la construcción y operarios de la planta y de residentes a 200m de distancia, en los siguientes casos:
·        Contacto dérmico e ingestión de suelos
·        Inhalación de partículas en espacios abiertos

Como valores de toxicidad se han utilizado en primer lugar los correspondientes a agencias y organismos de referencia de Estados Unidos, como los fijados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), recogidos en la base de datos IRIS (Integrated Risk Information System). A destacar que en estas alegaciones se usan los contenidos de un documento de la EPA, el informe [EPA 2012]. 
Otro aspecto importante es que se analiza los efectos de contaminantes metálicos de dos muestras de suelo. No se analiza lo más pernicioso, el concentrado de Tierras Raras final, sus efectos en los trabajadores de la planta y en lo residentes cercanos. Tampoco se analiza los efectos del transporte del concentrado, que debería transportarse como materia peligrosa, considerando los valores de NGR obtenidos del documento [EPA 2012], y posibles elementos radioactivos.
         En la planta de procesado se produce un proceso de concentración por etapas hasta llegar a un concentrado (óxidos) de Tierras Raras que emplea de solamente un 0,25% del total de la masa de tierra extraída.
Por todo lo anterior no estamos de acuerdo con las conclusiones del estudio realizado por INSUMA, subcontratada por Quantum, de que el riesgo para la salud humana es aceptable, y pensamos que la Valoración de Riesgos Ambientales (VRA) no está bien planteada, por lo que la conclusión no es válida. Las razones son las siguientes:

·        No se presentan los valores de NGR (Nivel Genérico de Referencia) de cada uno de los elementos del grupo de Tierras Raras ni de otros elementos peligrosos presentes en la monacita de la zona, como son el Torio y el Uranio. Esto asume que la ingestión de monacita es inocua, cuando en el documento [EPA 2012] se incluyen los NGR de las Tierras Raras y hay una cuantiosa bibliografía sobre sus efectos perniciosos, que más adelante se presenta.
·        En el análisis sólo ha considerado la contaminación por respiración de polvo (sin Tierras Raras ni elemento radioactivos, lo que lo invalida), no considerando la contaminación por ingestión de agua, la vía que más puede difundir en la distancia los contaminantes. Parte del agua se recicla (la de la planta de procesado, no la de la zona de extracción), pero parte no se recupera, el consumo anual de la planta de procesado y de la mina es 88.000 m3 por año, que irá, después del procesado, a la tierra y de ahí a los recursos hídricos. El 99,75% del material extraído va a ser devuelto a la zona de extracción, habiéndose hidratado con agua de procesado, que contiene elementos contaminantes disueltos. El material devuelto va a contener determinadas cantidades de: metales pesados, Tierras Raras, Torio y Uranio y otros elementos resultantes del procesado. Los nódulos de Tierras Raras menores de 0,5 mm y mayores de 1,5 mm van a ser devueltos a la zona de extracción, pudiendo los primeros entrara en suspensión en el agua.
·        En el informe se analizan los efectos de dos muestras de tierra sin concentrar. No se analiza lo más pernicioso para la salud, el concentrado final de Tierras Raras, y sus efectos en los trabajadores de la planta y en lo residentes cercanos. Tampoco se analiza los efectos del transporte del concentrado que, en principio, debería transportarse como materia peligrosa, considerando los valores de NGR obtenidos del documento [EPA 2012].

La bibliografía sobre los efectos en la salud humana, contenidos en el documento [EPA 2012] indica que las tierras raras contenidas en la monacita produce los siguientes efectos nocivos: Infarto de miocardio, fibrosis intersticial pulmonar (varias referencias), efectos neurológicos, que incluyen los mecanismos bioquímicos de aprendizaje (disminución de coeficiente intelectual en niños) (varias referencias), leucemia, comprobación de disminución de coeficiente intelectual en niños afectados por Tierras Raras. 
La bibliografía sobre los efectos acumulativos de las Tierras Raras en las personas en las regiones de extracción de mineral y en plantas de consumo humano, contenida en el documento [EPA 2012] se puede resumir en los siguientes puntos: se ha comprobado la acumulación de Tierras Raras, en alimentos (caña de azúcar, trigo, centeno). Se comprobó que la ingesta anual (involuntaria por vía área o acuosa) de Tierras Raras era hasta 15 veces más alta en personas que vivían cerca de una mina de Tierras Raras (Minas Gerais, Brasil) que en una ciudad (Nueva York). El nivel de Tierras Raras en el cabello de los niños pequeños y sus madres disminuyó con el aumento de la distancia desde su hogar a la zona minera de tierras raras, en la región minera china de Jiangxi. Los niños pequeños que viven en la zona con minería de Tierras Raras pueden ser la población de alta exposición. Comprobación de acumulación de Tierras Raras relacionada con la edad (en el tejido óseo), esto fue validado en individuos sanos que vivían en una región no industrial y en la cercanía de minas.

Compartir en:

martes, 19 de septiembre de 2017

Nota de Prensa. El Consejo de Seguridad Nuclear alerta de la peligrosidad de la planta de concentrado de tierras raras

El CSN confirma que el tratamiento de tierras raras en Ciudad Real quedará sujeto a monitorización radiológica al superarse los límites máximos de riesgo radiactivo

Tras analizar el contenido del estudio de impacto ambiental (acumulado) presentado por Quantum Minería para las concesiones de explotación “Matamulas F1”, “Rematamulas-F1” y “Rematamulas-F2”, y en particular el Anexo G “Estudio del Impacto Radiológico”, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) concluye que los estudios aportados no permiten justificar que las actividades laborales relacionadas con el beneficio del mineral sean exentas de control radiológico en la planta de concentrado de monacita, mineral a extraer.

Respecto a las conclusiones aportadas por Quantum, considera el CSN que se basan en una modelización de dosis a los trabajadores que parte de los valores de actividad específica de un número de muestras indeterminado, añadiendo que no se aportan evidencias de que estas puedan considerarse representativas de los valores máximos de actividad de Uranio y Torio que puedan encontrarse en las diversas zonas de la planta de tratamiento, planta que todavía no existe. 

En relación con el impacto radiológico al medio natural, afirma el organismo supervisor que deberá implantarse un programa de vigilancia radiológica ambiental en el entorno de la instalación, que incluirá controles radiométricos, análisis de aerosoles y de aguas superficiales.

QUANTUM INTENTA MINIMIZAR LA PRESENCIA DE ELEMENTOS RADIACTIVOS

Aunque la empresa intenta minimizar el potencial impacto radiactivo del proyecto asimilándolo en sus respuestas a las alegaciones al producido por un tractor arando, tenemos que recordar que serán tratadas 220 toneladas de tierra por hora, obteniéndose 540 kg/hora de concentrado de monacita, equivalentes a más de 12 toneladas al día, que serán transportadas desde la planta de tratamiento y que pasarán, ente otras, por la localidad de Torrenueva, hasta su destino final. 

Estos nódulos de monacita, inicialmente dispersos en el terreno, cuando se extraen poseen una  concentración de actividad radiactiva (citada en el propio EIA presentado por Quantum) para el Torio (232Th) hasta 6000 Bq/kg y  para el Uranio (238U) hasta 1500 Bq/kg, en total 15 veces superior a los niveles de exención, fijados en 500 Bq/kg en la Guía 11-02 del CSN, por lo que la planta de tratamiento proyectada es definida como una industria NORM (Naturally Occurring Radioactive Material), en la que pueden existir incrementos de la exposición a radiaciones ionizantes de los trabajadores, y miembros del público

UN ESTUDIO DE IMPACTO RADIOLÓGICO MUY DEFICIENTE

Las conclusiones del Estudio de Impacto Radiológico se basan, en parte, en los datos obtenidos de los trabajos realizados en una planta piloto clandestina en la que Quantum estuvo operando sin ningún tipo de licencia, ubicada en un corral dentro del casco urbano de Torrenueva, que fue clausurada por denuncia de la plataforma, por lo que el pequeño tamaño, bajo volumen de material tratado y las condiciones de trabajo no la hacen extrapolables a la planta de tratamiento proyectada.

Por otra parte, el número de muestras tomadas en el yacimiento (un total de cuatro) y en los alrededores donde se situaría la zona de estériles (dos catas), son claramente insuficientes para tener alguna certeza sobre las concentraciones de elementos radiactivos.

En cuanto a la radiactividad en el agua y los cultivos, los estudios realizados por Quantum se limitan a realizar mediciones en una zona en la que todavía no está instalada la planta de tratamiento y concentración de monacita ignorando, de forma interesada, los numerosos trabajos científicos internacionales realizados en las cercanías de otras minas de tierras raras que si están en explotación y que  llevaron a las Cortes de Castilla-La Mancha  el pasado 2 de febrero a aprobar una resolución que reconoce la evidencia científica expuesta en múltiples estudios internacionales sobre los graves efectos negativos de la minería de tierras raras en la salud pública y el medio ambiente.

Dentro de la literatura científica hay que destacar un extenso informe de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA) dado a conocer por la Plataforma a principios de este año,  en el que se presenta una recopilación de más de 50 referencias científicas sobre los efectos adversos de este tipo de minería en las personas (los trabajadores y población cercana), animales y plantas, por la ingestión de agua, polvo y alimentos contaminados con tierras raras.



Compartir en:

lunes, 18 de septiembre de 2017

10. El proyecto minero afectará a la Red Natura 2000

El EIA recoge en su anexo P el estudio de afección a la Red Natura 2000. En el apartado relativo a las conclusiones del mismo (apartado 5) se indica que “no ha sido posible valorar la importancia de las afecciones a las especies y por tanto no se ha realizado una evaluación adecuada de las repercusiones del proyecto sobre las especies de la ZEPA “Áreas esteparias del Campo de Montiel”.
Atendiendo a las conclusiones del Anexo P del referido estudio, no se aporta información relativa a las posibles afecciones del proyecto sobre la Red Natura 2000, por lo que se contraviene el artículo 35 y el Anexo VI de la Ley 21/2013.


En una primera conclusión se determina que el ESTUDIO NO RECOGE INFORMACIÓN SUFICIENTE SOBRE LOS EFECTOS QUE EL PROYECTO PUEDE GENERAR SOBRE ELEMENTOS DE ESPECIAL RELEVANCIA DEL MEDIO, RAZÓN POR LA CUAL NO SE DISPONE DE LOS ELEMENTOS DE JUICIO SUFICIENTES PARA REALIZAR LA EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL.
Para la correcta aplicación de este artículo, utilizaremos el documento editado por la Comisión Europea, cuya referencia es: Comisión Europea, 2000. Gestión de espacios Natura 2000. Disposiciones del artículo 6 de la Directiva 92/43/CEE sobre hábitats. Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. (En adelante, Manual de Interpretación)

El Artículo 6.2 de la directiva 92/43 establece que “Los Estados miembros adoptarán las medidas apropiadas para evitar, en las zonas especiales de conservación, el deterioro de los hábitats naturales y de los hábitats de especies, así como las alteraciones que repercutan en las especies que hayan motivado la designación de las zonas, en la medida en que dichas alteraciones puedan tener un efecto apreciable en lo que respecta a los objetivos de la presente directiva”. Es decir, un LIC o una ZEPA se verán afectados por la ejecución de un proyecto si éste repercute de manera apreciable en las especies que hayan motivado su designación como tales espacios protegidos.
Con respecto a las especies a considerar, el Manual de Interpretación, en la página 25, hace la siguiente puntualización: “En concreto, los hábitats y especies con respecto a los cuales hay que tomar las medidas son los indicados en los formularios normalizados de datos de Natura 2000.”
Y sobre la alteración apreciable de las especies, se señala en la página 29:
-“Todo aquello que contribuya a la reducción a largo plazo de la población de la especie en el lugar puede considerarse alteración apreciable.”
-“Cualquier hecho que contribuya a la reducción, o amenaza de reducción, del área de distribución de la especie dentro del lugar puede considerarse alteración apreciable.”
-“Todo lo que contribuya a la reducción del tamaño del hábitat de la especie en el lugar puede considerarse alteración apreciable.”
-“Una especie sufre alteraciones en un lugar cuando los datos sobre la dinámica de las poblaciones de esa especie en ese espacio indican que la especie puede dejar de constituir un elemento viable en el mismo en comparación con la situación inicial.”

Aunque no es posible una evaluación de afección en profundidad, lo cierto es que LA AVIFAUNA EN EXTINCION, necesariamente se verá afectada por la ejecución del proyecto. El EIA debe cumplir con las prescripciones de la mencionada directiva, particularmente con los apartados 3 y 4, y transcribe textualmente parte de ellos:
Cualquier plan o proyecto que, sin tener relación directa con la gestión del lugar o sin ser necesario para la misma, pueda afectar de forma apreciable a los citados lugares, ya sea individualmente o en combinación con otros planes y proyectos, se someterá a una adecuada evaluación de sus repercusiones en el lugar, teniendo en cuenta los objetivos de conservación de dicho lugar.” Incluido el contenido del apartado 4 cuando estipula que. ”En caso de que el lugar considerado albergue un tipo de hábitat natural y/o una especie prioritarios, únicamente se podrán alegar Consideraciones relacionadas con la salud humana y la seguridad pública, o relativas a consecuencias positivas de primordial importancia para el medio ambiente, o bien, previa consulta a la Comisión, otras razones imperiosas de interés público de primer orden.

Es notorio que el área solicitada para proyecto de explotación, y así se puso de manifiesto por el MAGRAMA, alberga diferentes especies de vertebrados, invertebrados, ecosistemas y hábitats considerados prioritarios por las directivas comunitarias, por lo que la autorización de la Comisión Europea es absolutamente obligatoria. 
Sin embargo no se observa en todo el expediente mención explícita alguna a la referida autorización, por lo que conceder la solicitada licencia ambiental sin haberse cumplido este requisito supondría una ilegalidad manifiesta.
Sobre este particular, el Manual de Interpretación en su página 36 recoge que “en este contexto cabe considerar los planes o proyectos que ya se han realizado, los que están autorizados pero aún no se han terminado o los que aún no se han propuesto”. Y añade: “Aunque los requisitos de evaluación del apartado 3 del artículo 6 no se refieren a planes o proyectos ya realizados, es importante tenerlos en alguna medida en cuenta en la evaluación, si siguen teniendo efectos sobre el lugar y hay indicios de que provocan una degradación progresiva de la integridad de ese espacio.
Finalmente concluye en que “a la hora de determinar la probabilidad de efectos apreciables, debe considerarse también la combinación de otros planes o proyectos para tener en cuenta los impactos acumulativos.” Por tanto, en la evaluación de las repercusiones de un proyecto sobre las áreas de la red Natura 2000 susceptibles de sufrir afecciones es obligado considerar los efectos sinérgicos o acumulativos con relación a otros planes o proyectos, tanto los ya existentes como los que estén efectivamente propuestos.
Por todo lo anteriormente expuesto consideramos que el EIA vulnera el Artículo 6.3 de la Directiva Hábitats al no haber realizado una evaluación adecuada de las repercusiones del proyecto sobre la Red Natura 2000. En cualquier caso, es de preveer los efectos demográficos, aunque ni son inmediatos ni son conocidos con detalle con las herramientas actuales que incrementan las posibilidades de extinción de una población amenazada, aunque no sepamos en qué medida y plazo, recordar que especies como el águila ibérica y lince están declarados en extinción.
Es preciso destacar que la ley que rige el procedimiento de concesión es una Ley preconstitucional de 1973 no tiene en cuenta los valores ambientales, y menos del patrimonio histórico y cultural tan rico de toda esta zona, es por tanto incomprensible que se pretenda tramitar y ejecutar este Expediente de Explotación con una Ley desfasada y ajena a las normas actuales en esas materias, debiendo en todo caso, ser interpretada acorde con la Constitución y la doctrina del Tribunal Constitucional.
Debe ponerse EN VALOR LA BIODIVERSIDAD como sistema de desarrollo sostenible.
La minería de TRR tiende a tener una huella medioambiental significativa”, según reconoce la propia empresa en el EIA presentado, no podemos sino estar de acuerdo con dicha afirmación, dado que el proyecto presentado con una duración de 10 años, ampliable a 30 años, recoge una extracción anual de 1.239.190 Toneladas al año, es decir a 1.240 millones de kg de tierra cada año, de la que se extraerá un 70 % de monacita casi 4 millones de kg al año. La magnitud de un proyecto así, aplicando incluso la minería de transferencia, previsiblemente devengara efectos E impactos ambientales.


 DICHOS IMPACTOS, RECONOCE LA EMPRESA NO SE ACERCAN A IMPACTO CERO
Compartir en: